Última Hora

Madrid, España | Uno quiere acabar con su maldición goleadora, el otro ser un muro: Timo Werner y Sergio Ramos protagonizarán un duelo mirando a la final de Champions el miércoles en la vuelta de semis del torneo continental entre el Real Madrid y el Chelsea.

Tras el empate 1-1 de la ida en España, las dos figuras se enfrentarán con ganas de recuperar el tiempo perdido: Werner porque no marcó en la ida, Ramos porque no jugó (lesionado en el gemelo).

La vuelta de Ramos, reservado el pasado fin de semana, llega en el mejor momento: el capitán merengue vuelve justo cuando el Real Madrid ha perdido a Raphael Varane, lesionado en el muslo derecho el sábado en la victoria liguera 2-0 contra el Osasuna.

Al igual que Eden Hazard, titular el sábado en LaLiga, Ramos está viviendo una temporada de pesadilla, minado por las lesiones.

En un año decisivo en el que tiene que negociar la renovación de su contrato con el Real Madrid (que finaliza el 30 de junio), Ramos se ha perdido cinco partidos entre noviembre y diciembre por una lesión muscular en el muslo derecho, y después fue operado de la rodilla izquierda a principios de febrero, perdiéndose dos meses de competición.

- Muro blanco - 

Tras regresar a mediados de marzo, sólo jugó dos partidos con el Real Madrid (contra el Elche en Liga y el Atalanta en la Champions) antes de lesionarse de nuevo, ahora en el gemelo derecho, en un partido con la selección española a finales de marzo contra Kosovo.

Tras un mes de recuperación, en el que también contrajo el covid-19, Ramos retomó los entrenamientos colectivos la pasada semana, para llegar a tiempo al final de temporada y a este crucial encuentro europeo.

En su ausencia el muro defensivo merengue se ha conservado intacto con un único gol encajado en los últimos seis partidos: el que marcó Christian Pulisic en la ida de Champions.

Fue la única noche desde hace casi un mes en la que la defensa blanca de tres centrales mostró signos de debilidad, dejando demasiado campo libre a los 'Blues' para atacar la portería de Thibaut Courtois, especialmente por la izquierda ante la ausencia de Ferland Mendy (tocado en el gemelo izquierdo).

Al margen de este encuentro, la solidez defensiva de los madrileños fue ensalzada por el propio 'Zizou' en rueda de prensa el viernes: "Defensivamente, hacemos las cosas bien, trabajamos juntos".

- Temporada de adaptación  -

Para superar esta defensa, Thomas Tuchel contará con Werner. 

Pero, el delantero de 25 años, presentado en sus inicios con el Leipzig como el gran goleador de la Alemania de los años 2010, no ha terminado de justificar los 53 millones de euros (63,6 millones de dólares) pagados por el Chelsea al comienzo de temporada con sólo seis goles en la Premier League y tres en la fase de grupos de la Champions.

Sin llegar a la pesadilla de Ramos, Werner parece vivir un difícil periodo de adaptación, pese a que ha tenido la confianza de sus dos entrenadores Frank Lampard y Thomas Tuchel. 

Su gol de la victoria el 24 de abril contra el West Ham (1-0), crucial porque colocó al Chelsea en una buena posición para clasificarse para la próxima Champions, fue una liberación, tras más de meses sin marcar.

No obstante, el internacional alemán sabe ponerse al servicio del equipo, yendo a los duelos, conservando la pelota y trabajando en defensa.

Y contra el Real Madrid, su velocidad y su capacidad para atacar los espacios podrían ser las mejores armas de los 'Blues'.