Última Hora

Un grupo de niños cayó desde ocho metros de altura luego de que el castillo inflable en el que jugaban saliera volando debido a los fuertes vientos.

La situación se presentó el lunes en la ciudad de Barnaúl, en Rusia, y fue grabado por una cámara de video.

Los pequeños estaban jugando cuando, ante la mirada atónita de sus padres, el inflable rompe sus amarras y se eleva por los aires, arrojando a los niños que estaban dentro.

Según relata el diario The Sun, seis niños sufrieron heridas leves, pero la peor parte la llevaron dos menores que cayeron sobre una cerca de metal de dos metros, ubicada en las vías del tranvía.

Anna, de tres años, sufrió una conmoción cerebral y una fractura de columna, se encuentra en estado crítico; mientras que Vika, de cuatro años, tiene una fractura en el cráneo y heridas en los pulmones y el abdomen, su estado es grave.

En otro video se ve cómo la multitud corrió para atrapar el castillo y verificar que no hubiera más niños al interior.

El Comité de Investigación de Rusia ha abierto un caso penal sobre el incidente para determinar si los dueños del inflable cumplían con todos los requisitos para operar y si este estaba bien instalado.