Última Hora

Una fiesta de matrimonio se vio obligada a finalizar por un violento temporal en Santa Fe de Argentina.

Todas las personas estaban bailando cerca de las 4:30 de la madrugada en la fiesta de Mariángeles y Pablo, cuando aparecieron las fuertes ráfagas de viento.

El salón se convirtió en un caos. Se rompieron los ventanales, pero nadie resulto herido.

Para suerte de los invitados, ya se había repartido el plato principal, los postres y hasta se había hecho el brindis.

Eso sí, faltaban 2 horas de baile y cortar el queque.