Última Hora

Internacional

Última derrota en el Parlamento sobre el Brexit fue solo un 'tropiezo', según gobierno

"Lo que vimos ayer fue más un tropiezo que un desastre", dijo Andrea Leadsom, líder de la Cámara de los Comunes, en una tentativa por minimizar la magnitud de la derrota

AFP Agencia 14/2/2019 23:32

La pesada derrota sufrida el jueves por la primera ministra británica, Theresa May, en el Parlamento por su estrategia sobre el Brexit fue apenas "un tropiezo" y no un desastre, dijo este viernes una alta fuente del gobierno.

"Lo que vimos ayer fue más un tropiezo que un desastre", dijo Andrea Leadsom, líder de la Cámara de los Comunes, en una tentativa por minimizar la magnitud de la derrota.

En declaraciones a la radio de la BBC, Leadsom dijo que "el problema con la votación de la última noche es que permite a la Unión Europea seguir fingiendo que no sabe qué es lo que queremos. Y ellos saben muy bien qué es lo que queremos".

En la noche del jueves, el Parlamento rechazó por 303 votos a 258 una moción de apoyo a la estrategia de negociación de May en su intento de superar el obstáculo de las salvaguardas irlandesas.

El pasado 29 de enero el Parlamento había dado un mandato a May para buscar "alternativas" a la manutención de la frontera entre Irlanda del Norte (parte del Reino Unido) y la república de Irlanda, que es parte de la Unión Europea.

Pero el voto del jueves en la noche también tuvo en cuenta otra decisión adoptada el 29 de enero, por la que el Reino Unido no abandonaría la UE sin un acuerdo.

No obstante, los más firmes defensores del Brexit en el Partido Conservador, de May, creen que una salida sin acuerdo debe permanecer como una opción, y por ello se abstuvieron de la votación del jueves.

Uno de esos legisladores conservadores, Steve Baker, dijo que la derrota del jueves es "una tormenta en un vaso de agua" y añadió que "nos gustaría tener un acuerdo".

Sin embargo, la votación alimentó la creciente frustración tanto en Bruselas como en Londres sobre la estrategia de May, mientras el reloj avanza inexorable hacia la fecha límite del 29 de marzo, cuando el Reino Unido debe salir de la UE.

El 15 de enero, el Parlamento rechazó el acuerdo de salida que May negoció con muchas dificultades durante dos años.

Ahora, la primera ministra expresa su intención de reabrir ese texto para hacer modificaciones sobre las cláusulas irlandesas, para presentar nuevas propuestas a la UE.

Sin embargo, Bruselas ya adelantó que no cambiará su posición con respecto a esas salvaguardas, pero que está dispuesta a trabajar en un acuerdo separado.