Última Hora

La Unión Europea lamentó este martes la entrada en vigor de los nuevos aranceles estadounidenses a productos franceses y alemanes, y reiteró que negociará el caso con el gobierno del nuevo presidente Joe Biden, en el marco de una nueva agenda transatlántica.

Washington sorprendió al anunciar, al fin del año 2020, la decisión de imponer aranceles suplementarios a productos europeos, en represalia por medidas que la UE había adoptado en el marco de la disputa entre Airbus y Boeing por subsidios estatales.

A través de esta nueva medida, Washington añadió a la lista de productos europeos con aranceles especiales las piezas de repuesto para aviones y vinos no espumosos y coñacs provenientes de Francia y Alemania.

En una nota de prensa, la Comisión Europea apuntó este martes que "toma nota de la entrada en vigor de los aranceles estadounidenses derivados del caso Airbus de la OMC sobre los subsidios a aviones".

"Como hemos dejado claro antes, lamentamos que Estados Unidos haya optado por añadir más productos de la UE a su lista de represalias", añadió.

La nota agrega que la UE "espera participar de manera constructiva con la nueva administración de los Estados Unidos para resolver esta disputa de larga duración como parte de una renovada agenda transatlántica",

La Organización Mundial de Comercio (OMC) había autorizado a la UE a adoptar aranceles a productos estadounidenses a raíz de la interminable disputa generada por los dos gigantes aeronáuticos, que se arrastra ya por 16 años.

Sin embargo, Washington consideró que el método de cálculo utilizado por la UE para definir sus medidas penalizaba excesivamente a los productos estadounidenses, y por ello decidió los nuevos aranceles.

Desde 2019, Estados Unidos ha impuesto aranceles punitivos de hasta 25% a la importación de productos europeos como vino, queso y aceite de oliva o el whisky escocés, así como impuestos del 15% a los aviones Airbus.