Última Hora

Kiev, Ucrania | Ucrania anunció que celebrará su primer juicio por crímenes de guerra, contra un soldado de 21 años acusado de matar a un civil desarmado, mientras que Moscú acusó a Kiev de bombardear una ciudad rusa.

El conflicto ha devastado ciudades y desplazado a millones de personas, al tiempo que crece el temor de un mayor impacto internacional por la interrupción del suministro de gas a Europa debido a los cortes en el flujo de gas ruso por Ucrania.

Kiev ha acusado a las fuerzas rusas de cometer atrocidades desde el inicio de la invasión el 24 de febrero. Las autoridades ucranianas dijeron el miércoles que realizarían su primer juicio por crímenes de guerra del conflicto.

La oficina de la fiscal general dijo que el soldado ruso Vadim Shishimarin, de 21 años, está acusado de matar a un civil desarmado de 62 años.

"El hombre murió en el lugar, a decenas de metros de su casa", señaló un comunicado de la fiscal Iryna Venediktova.

De ser declarado culpable, Shishimarin podría ser condenado a cadena perpetua.

La oficina de Venediktova dijo que recibió informes de más de 10.000 supuestos crímenes de guerra, con 622 sospechosos identificados.

La invasión rusa desató un éxodo de casi seis millones de civiles, muchos de los cuales relataron torturas, violencia sexual y destrucción indiscriminada.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU tiene previsto celebrar el jueves una sesión especial sobre Ucrania.

Moscú ha centrado su operación en el este y sur de Ucrania, tras fracasar el intento de tomar Kiev en las primeras semanas de su campaña.

Según Kiev, las fuerzas ucranianas recapturaron cuatro localidades alrededor de la ciudad nororiental de Járkov, cerca de la frontera con Rusia.

En la ciudad rusa de Belgorod, a unos 70 km de Járkov, las autoridades dijeron que una persona murió y seis resultaron heridas por el bombardeo ucraniano.

El gobernador de Belgorod, Viacheslav Gladkov, dijo que la región fronteriza enfrenta su situación más difícil desde que Rusia envió tropas a Ucrania.

Las autoridades de regiones rusas limítrofes con Ucrania han acusado a las fuerzas ucranianas de lanzar ataques.

En abril, Gladkov dijo que helicópteros ucranianos realizaron un ataque a una instalación de combustible en Belgorod.

En oleadas

En el sur de Ucrania, las autoridades pro-Kremlin en la ciudad de Jersón urgieron a Putin anexionar la región.

Jersón fue la primera gran ciudad ucraniana tomada por Rusia en el actual conflicto.

Se ubica al norte de Crimea, que fue anexionada por Rusia en 2014.

Kirill Stremusov, subjefe de la administración de Jersón instalada por Moscú, dijo que se enviaría una "solicitud para que la región de Jersón sea sujeto pleno de la Federación de Rusia".

El Kremlin respondió que depende de los residentes de Jersón "determinar su propio destino".

Por su parte, el asesor presidencial ucraniano Mijailo Podoliak dijo que Jersón será liberada, y que "los invasores pueden pedir anexionar incluso Marte o Júpiter".

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, calificó la resistencia de su país contra Rusia como una "guerra contra la tiranía", aunque los combates tienen un alto costo.

La Guardia Nacional Ucraniana dijo el miércoles que 561 de sus miembros murieron y casi 1.700 fueron heridos desde el inicio de la invasión.

Ni el ministerio de Defensa en Kiev ni el de Moscú han aportado cifras oficiales de bajas, aunque a mediados de abril, Zelenski dijo que habían muerto entre 2.500 y 3.000 soldados ucranianos.

Los esfuerzos ucranianos por retener la región rusófona de Donbás, este, también se han complicado.

"Vienen en oleadas", comentó el combatiente Mikola sobre los repetidos intentos rusos de avanzar por un río estratégico cerca de un asentamiento rural de Bilogorivka.

Ingreso a la OTAN

Gran parte del mundo ha aislado a Putin como castigo por la invasión.

Rusia "es hoy la amenaza más directa para el orden mundial con la bárbara guerra contra Ucrania y su preocupante pacto con China", declaró en Tokio la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tras reunirse con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, junto al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

"La invasión rusa de Ucrania no es un asunto únicamente europeo, sino que sacude los cimientos del orden internacional, incluyendo a Asia. Esto no debe ser tolerado", declaró Kishida, cuyo gobierno se ha sumado a las sanciones contra Moscú.

Rusia enfrenta una ola de duras sanciones económicas que han comenzado a afectar a sus reservas de divisas.

Zelenski dijo el miércoles que conversó con el canciller alemán, Olaf Scholz, sobre el aumento de las sanciones contra Moscú.

"Paso a paso hacemos todo para hacer que el agresor sienta el mayor dolor de la agresión", declaró el líder ucraniano.

Pero el endurecimiento de los embargos no ha sido tan claro porque algunos países europeos dependen del gas ruso.

Kiev señaló que Rusia suspendió el suministro de gas por un punto de tránsito en el este.

Con ello, los suministros cayeron 25% en Alemania, que depende de Rusia para su energía y ha rechazado un embargo total inmediato sobre el gas ruso.

La invasión de Ucrania también llevó a Suiza y Finlandia a analizar su ingreso a la OTAN. Helsinki deberá revelar el jueves su postura sobre la adhesión a la alianza.

Spotify TeleticaRadio