Última Hora

"Es una pena, da cosas para hablar mal de nosotros", señaló este lunes el entrenador del París Saint-Germain Thomas Tuchel, acerca de la fiesta que organizó Neymar para festejar sus 28 años, el domingo en París, a 48 de jugar en Nantes la 23ª jornada.

"Protejo siempre a mis jugadores, me encanta este grupo. Con esta fiesta, acepto que es un poco difícil protegerlos, pero el contexto no se limita a blanco o negro. No es la mejor manera de preparar un partido, pero tampoco es la peor cosa", dijo el técnico alemán en rueda de prensa.

Fiel a su costumbre, pero de manera más discreta que en los dos años precedentes, Neymar organizó una fiesta en el centro de París para celebrar su cumpleaños. Ataviados de blanco, acudieron muchos de sus compañeros del PSG.

"Es una pena, da cosas para hablar mal de nosotros. Debemos adaptarnos, pero no dejaré a un jugador en el banquillo porque haya ido a una fiesta", añadió Tuchel.

El sábado, tras la victoria 5-0 ante el Montpellier, Tuchel ya mostró su disconformidad con la celebración.

"El aniversario de 'Ney' es el tipo de cosas que da la imagen de que no somos serios. Da la imagen de que no somos profesionales. Es una distracción, está claro", dijo en la rueda de prensa posterior al partido.

Por otra parte, declaró que no tiene "nada personal" contra Kylian Mbappé, con el que discutió acaloradamente tras sustituirlo.

"No hay nada personal entre él y yo. Estas cosas pasan. Es entre un jugador que no quiere salir y un entrenador que tiene sus razones y que quiere hacer jugar a los que lo merecen", declaró el alemán en rueda de prensa.

"Hablé ayer con Leonardo (director deportivo) y con el grupo, como lo hago habitualmente. Esto se queda en el vestuario", añadió.

El sábado Mbappé fue cambiado en el minuto 69 por el argentino Mauro Icardi. El campeón mundial francés se enfadó por esa sustitución y se le vio discutir airadamente con su entrenador.

"No son unas imágenes buenas, pero no somos el único club que vive ese tipo de reacción", estimó Tuchel al ser preguntado por ese momento después del partido. "No estoy enfadado, pero estoy triste porque no es necesario", añadió. 

Este lunes continuó explicando lo que ocurrió: "El resultado estaba cerrado, había la posibilidad de sustituir a Pablo (Sarabia) y a Kylian sin cambiar de estructura, haciendo entrar a Mauro (Icardi) y a 'Edi' (Cavani), que merecían jugar. Sé que es duro aceptarlo para algunos jugadores, pero son cosas deportivas, pueden comprenderlo".

El PSG juega el martes en Nantes por la jornada 23 del campeonato francés.