Última Hora

El presidente estadounidense, Donald Trump, contagiado de COVID-19, está "muy bien", no ha tenido fiebre en las últimas 24 horas y los síntomas están mejorando, informó el sábado el médico de la Casa Blanca, Sean Conley. 

El nivel de saturación de oxígeno del mandatario es del 96%, por lo que no se le ha suministrado adicionalmente, y la tos y la congestión nasal están mejorando, detalló Conley en una rueda de prensa en el hospital militar Walter Reed, cerca de Washington, donde Trump fue ingresado el viernes.

Trump, de 74 años, ha sufrido de tos, congestión ligera y fatiga, según el médico, pero los síntomas "se reducen y mejoran", dijo.

"Vigilamos sus funciones cardíaca, renal y hepática, todas están normales. El presidente no está recibiendo oxígeno esta mañana, no tiene dificultad para respirar ni de caminar dentro de la unidad médica de la Casa Blanca", añadió Sean Dooley, otro médico que trata al mandatario.

Pese a que los periodistas le preguntaron varias veces, Conley no confirmó si Trump recibió en algún momento oxigenación suplementaria e insistió en que actualmente no lo está haciendo.

El médico sorprendió, no obstante, al mencionar que van "72 horas" desde el diagnóstico del presidente, un tiempo que no coincide con el anuncio público del test positivo de Trump hecho en la madrugada del viernes.

"¿Por qué fue hospitalizado?", se le preguntó. "Porque es el presidente", respondió Conley.