Última Hora

Gdansk, Polonia | El entrenador del Manchester United Ole Gunnar Solskjaer aseguró este martes, en la víspera de la final de la Europa League contra el Villarreal, que el título europeo "puede ser el trampolín para un gran futuro".

El Manchester United, que no gana la Premier League desde 2013 y cuyo último gran título fue la Europa League en 2017, disputará el miércoles una nueva final europea tras una temporada en que acabó segundo en el campeonato inglés, un éxito teniendo en cuenta que una temporada antes acabó sexto y fuera de la clasificación para la Liga de Campeones.

En esa temporada 2018-2019, Solskjaer se hizo cargo del equipo en diciembre tras el cese de José Mourinho por los malos resultados.

"Este grupo de jugadores lleva un año y medio trabajando junto. El siguiente paso para ellos es disfrutar de un partido como éste", destacó el técnico noruego, que se mostró confiado de cara el futuro.

"(La final) Puede ser el trampolín para un gran futuro. Este es un equipo que hemos reconstruido en los últimos años, ojalá sea el comienzo de algo más. Cuando los jugadores fichan por el Manchester United, lo hacen para ganar".

"Cuando los jugadores saborean el éxito, puede ir en dos direcciones. Puede ir como lo hemos hecho nosotros y relajarnos, o puede hacer que tengas hambre de más y lo quieras siempre", añadió en la conferencia de prensa oficial previa a la final, que se disputará en la ciudad polaca de Gdansk.

Sobre el partido, Solskjaer declaró estar "confiado". "Tengo bastante confianza en mí mismo. He visto que algo crece dentro de los jugadores. Cada vez son más resistentes a los contratiempos. Como grupo, estoy seguro que estamos preparados para esto".

- "Puede pasar de todo" -

Aunque advirtió que no será fácil ante un Villarreal que disputará su primera final continental: "Cuando llegas a una final, todo está al 50%. En una final puede pasar de todo".

Para Solskjaer, el hecho de que se enfrente un gigante del fútbol europeo contra un equipo modesto no supone una presión extra para sus hombres. "No vamos a añadir una presión nueva a los jugadores, porque cada partido es importante en el Manchester United".

"Este es el mejor club del mundo. Ese es el placer y la presión del Manchester United", insistió.

En la comparecencia virtual ante la prensa asistieron también Bruno Fernandes y Luke Shaw, quienes destacaron la presencia de público (hasta 9.500 espectadores) en la final.

"El fútbol sin aficionados es un deporte muy diferente. Tenerlos de nuevo en una final es muy bueno para nosotros. Espero que disfruten de la final", dijo el centrocampista portugués.

"Hemos tenido el gusto de que los aficionados vuelvan, especialmente en Old Trafford. Se nos puso la piel de gallina y fue muy agradable tenerlos de vuelta. Será muy bonito tenerlos animándonos y ojalá podamos darles una noche que recuerden durante mucho tiempo", añadió el defensa.