Última Hora

El director deportivo de Schalke 04 promete "tolerancia cero": Jochen Schneider se comprometió este miércoles a buscar y a castigar a los autores de los gritos racistas proferidos el martes en octavos de final de la Copa de Alemania contra el defensa del Hertha Berlín, Jordan Torunarigha.

"Tolerancia cero. No tengo ninguna comprensión por idiotas de este tipo", declaró el dirigente del club de Gelsenkirchen, clasificado para los cuartos de final gracias a su victoria por 3-2 en prolongación.

"Haremos todo lo que esté en nuestro poder para perseguir a los responsables y que sufran las consecuencias" de sus actos, añadió Schneider, que presentó sus excusas a Torunarigha, un internacional germano Sub-21, nacido en Alemania, cuyo padre, un exjugador profesional, es nigeriano.  

El defensa fue expulsado durante el primer período de la prolongación por haber lanzado con frustración una caja de bebidas, tras una entrada de Oscar Mascarell.

El defensa del Hertha Niklas Stark escuchó "gritos de mono" dirigidos a su compañero, y pidió a la Federación Alemana de Fútbol (DFB) que interviniera.

La DFB anunció después que investigará los hechos.

Varios incidentes racistas se produjeron en diferentes campeonatos europeos estos últimos meses.

A finales de enero, la federación española de fútbol abrió una investigación tras los insultos racistas proferidos contra el delantero del Athletic Bilbao, Iñaki Williams, en un partido de Liga en campo del Espanyol.

Dos semanas antes, fue el joven centrocampista francés Abou Ba, cedido por Nantes al Aris Salónica, quien fue víctima de insultos racistas en un partido del Campeonato griego en Larissa.