Última Hora

Doha, Catar | Con 66 años de edad y once al frente de Tigres de México, Ricardo Ferretti se ha convertido en un 'rara avis' en el panorama actual en los banquillos, pero la proeza de llevar a los 'Felinos' a la final del Mundial de Clubes atestigua que la experiencia y la continuidad pueden ser un valor en el fútbol moderno.

En un mundo donde permanencia de un entrenador en el banquillo depende en ocasiones del siguiente resultado de su equipo, y en el que los proyectos a corto plazo y la impaciencia de los dirigentes cercenan a menudo el trabajo de los técnicos, el brasileño Ferretti se han instalado con base firme en el club de San Nicolás de los Garza, donde es toda una institución.

"Me gusta hacer lo que hago. Este deporte es uno de los más bonitos que hay en el mundo y yo me siento muy agradecido de pertenecer a él. Me siento muy agradecido de tener, desde que inicié como jugador hasta el día de hoy, 53 años haciendo lo mismo", confesó Ferretti, antiguo jugador de Botafogo y Vasco da Gama, y de varios clubes 'aztecas', en declaraciones realizadas a la FIFA.

- Una década gloriosa -

Sobre su figura se ha cimentado el salto de calidad de Tigres en la última década, que podría verse culminado el jueves con el título en el Mundial de Clubes, en cuya final les espera el Bayern de Múnich.

La trayectoria del 'Tuca' Ferretti, nacido hace 66 años en Rio de Janeiro, y así apodado, según relata él mismo, por ser 'Tuca' la primera palabra que pronunció cuando era un niño, refleja un progreso constante.

Si sus dos primeras experiencias como técnico de Tigres, entre 2000 y 2003, y unos meses en 2006, se saldaron sin pena ni gloria, desde su regreso en 2010 el club 'Felino' pasó de ser un equipo que peleaba por no descender a hacerlo por coronarse con el cetro mundial.

Desde entonces no paró de abrir las vitrinas de Tigres. Ferretti conquistó en cinco ocasiones la liga de México, tres veces el Trofeo de Campeones, y la Copa de México de 2014 con el conjunto de Monterrey, además de la Liga de Campeones de la Concacaf de 2020, después de tres finales perdidas en la máxima competición de Norte, Centroamérica y Caribe.

"Durante diez años el equipo ha demostrado una gran capacidad y en estas tres finales que perdimos, como siempre, hay circunstancias que pasan, perdimos incluso una en penales cuando teníamos toda la ventaja. Pero el hecho de haber ganado nos quita esta presión innecesaria que teníamos y ahora vamos a buscar hacer un gran papel en el Mundial de Clubes", vaticinaba con acierto Ferretti antes del inicio del torneo mundialista.

- En el banquillo desde 1991 -

El 'Tuca' es ya el segundo técnico de la historia con más tiempo seguido al frente de un equipo mexicano, por detrás de Javier de la Torre (13 años dirigiendo al Guadalajara).

"Para mí no es tedioso ni aburrido, porque hago lo que me encanta, porque el fútbol es mi pasión y el día que no sienta esto al 100%, me haré a un lado", dice Ferretti, un entrenador que no ha pasado una sola temporada sin entrenar desde sus inicios en los banquillos en 1991.

Pumas, Guadalajara, Toluca, Morelia, y la selección de México han disfrutado de los conocimientos de un técnico impetuoso durante el partido y a veces también ante los periodistas, pero que ha llevado a Tigres de pelear por eludir el descenso a estar a 90 minutos de convertirlo en el mejor equipo del mundo.