Última Hora

Veintinueve victorias, seis empates y apenas tres derrotas: el Real Madrid ha dado prueba de una gran regularidad esta temporada en la Liga española, encadenando grandes remontadas, récords memorables y bellos recitales ofensivos para conquistar su primera Liga desde 2012.

- Pleno de remontadas -

"¡Hasta el final, vamos Real!", ha sido uno de los lemas más coreados esta temporada en el estadio Santiago Bernabéu para animar a un equipo blanco, que demostró espíritu de lucha llevando a cabo varias remontadas en finales de partidos revolucionados.

"Creer hasta el final es nuestro ADN", recordaba el mes pasado el técnico blanco, Zinedine Zidane.

La lista es larga: disparo colocado de Toni Kroos frente al Celta (2-1) en agosto, gol providencial de Álvaro Morata contra el Athletic de Bilbao (2-1) en octubre, igualada in extremis de Sergio Ramos en el clásico en Barcelona en diciembre (1-1), cabezazo clave de Ramos una semana más tarde contra el Deportivo de la Coruña (3-2)...

Incluso en las situaciones más comprometidas, el Real Madrid no bajó los brazos como en Villarreal en febrero donde en media hora remontó dos goles en contra (3-2) en febrero, o bien en marzo cuando un doblete a última hora evitó la derrota de diez contra once ante Las Palmas (3-3).

Y en la recta final de la temporada, el Real Madrid se deshizo uno tras otro del Betis (2-1), Sporting de Gijón (3-2) o Valencia (2-1) en los últimos diez minutos de partido.

"Este equipo tiene muchos recursos", se felicitó Zidane el domingo pasado, recordando que "incluso cuand a veces es un poco difícil, dejamos que la tormenta escampe y sabemos que vamos a recuperar nuestro juego".

- Fábrica de récords -

Invicto durante toda la primera parte de la temporada, el Real Madrid estuvo nueve meses sin perder ningún encuentro contando todas las competiciones.

Una gran serie que le permitió establecer un nuevo récord de imbatibilidad en España (40 partidos seguidos), borrando la serie de 39 encuentros de Luis Enrique (39) con el Barça.

"En este club sólo se vive de la victoria", recordaba Zidane en noviembre, definiéndose como "un ganador".

Para asustar a esta máquina de vencer, el Sevilla tuvo que emplearse a fondo el 15 de enero pasado (2-1), y, aunque a esta derrota, le siguieron otras dos en Liga (2-1 en Valencia y 3-2 en el clásico contra el Barcelona), no supuso para nada una parada en la marcha merengue.

En esta dinámica ganadora, los hombres de Zidane se apuntaron el récord de partidos marcando al llegar a los 64 partidos marcando al menos un tanto, frente a los 61 del Bayern de Múnich, que detentaba hasta ahora esa marca en los grandes campeonatos europeos.

Lo que quiere decir que el Real Madrid lleva más de un año marcando al menos un gol partido, buena muestra de su pegada.

- Recitales ofensivos -

La potencia de fuego del Real Madrid ha convertido a su delantera en la segunda mejor de la Liga (106 goles), por detrás de la del Barcelona (116 goles).

Es más, el Real Madrid ha multiplicado sus goleadas con 20 partidos de 38 en Liga en los que ha marcado más de tres goles, lo que supone la mitad de las 38 jornadas.

"Hay tal calidad en este equipo que en cualquier momento puede marcar", decía Zidane en abril.

Esta pegada desembocó en algunos resultados memorables como el 6-1 encajado al Betis en Sevilla o el 6-2 en La Coruña, sin olvidar la victoria 3-0 sobre el Atlético de Madrid, en noviembre pasado.

Faltaba rubricar el título liguero, lo que ha hecho el Real Madrid este domingo al ganar 2-0 al Málaga.