Última Hora

El París Saint Germain con la participación del costarricense Keylor Navas como titular derrotó 2-1 al Atalanta en la agonía del juego y clasificó a las semifinales de la UEFA Champions League. 

El primer tanto del partido fue obra del croata Pálisic al minuto 27 quien con un golazo dejó tendido al meta tico. Navas ya había tenido dos paradas vitales al 11' y 13' que evitaron que la anotación llegara antes. 

Las malas noticias para el costarricense llegaron al 79' pues tuvo que abandonar el juego por lesión y se le vio salir cogeando.

La reacción del PSG llegaría en el final del partido, primero en una anotación del brasileño Marquinhos al 90 y tres minutos más tarde vendría el gol del delirio para los franceses por intermedio del camerunés Choupo-Moting para el 2-1 que definió la clasificación a semifinales del máximo certamen continental.  

Desde 1995, el equipo galo no llegaba a semifinales del máximo torneo europeo. Entonces le cerró el paso a la final el Milan de Fabio Capello y ahora se enfrentará en la penúltima ronda, el martes de la próxima semana, a Atlético de Madrid o RB Leipzig, que se enfrentan en cuartos el jueves.

Tras hacer pleno de cuatro títulos en las competiciones nacionales (Ligue 1, Copa de Francia, Copa de la Liga francesa, Supercopa de Francia), el PSG tiene ante sí el reto de ser por primera vez campeón de Europa, la gran obsesión de la entidad y de sus propietarios cataríes.

Después de siete años seguidos cayendo en octavos o cuartos de final, el PSG eleva ahora el listón y ve más cerca el objetivo.

Kylian Mbappé, lesionado en un tobillo desde hace casi tres semanas, pudo además reaparecer y jugó la última media hora de partido. La mala noticia para el club galo fue la lesión del arquero Keylor Navas, que tuvo que ser sustituido en el 79.

Por su parte, la caída del Atalanta deja al fútbol italiano sin representantes en esta Liga de Campeones. El pasado viernes, la Juventus de Cristiano Ronaldo había quedado eliminada en octavos ante otro club francés, el Lyon, y el sábado el Nápoles había perdido ante el Barcelona, igualmente en octavos.