Última Hora

Un comité ministerial aprobó el domingo un proyecto de ley controvertido que define el Estado de Israel como el "hogar nacional del pueblo judío" y retira al árabe su estatus de lengua casi oficial, según la prensa.

"Los valores del Estado de Israel como Estado judío y democrático serán fijados en el espíritu de los principios fundadores del Estado de Israel", precisa el proyecto de ley. 

Entre los puntos más polémicos, la ley prevé que el hebreo sea la única lengua oficial de Israel mientras que el árabe, hablado por el 17,5% de la población, tendrá un "estatus particular"; y que Jerusalén sea "la capital única" del Estado hebreo. 

Según la página web de la Knesset, el Parlamento israelí, el hebreo y el árabe han sido las lenguas oficiales de Israel desde la creación del Estado en 1948, sin que no se haya votado ninguna ley al respecto.

Israel no cuenta con una Constitución sino con leyes fundamentales. 

En la época de Palestina, había tres lenguas oficiales: el inglés, el hebreo y el árabe, pero con la creación del Estado de Israel, el inglés dejó de ser una lengua oficial y las otras dos siguieron siendo las lenguas en las que se formulaban todos los documentos oficiales del Estado. 

El jefe de la Lista Árabe Unificada, el diputado Ayman Odeh, denunció que esta ley "ultraja los derechos de las minorías, transformándonos legalmente en ciudadanos de segunda". 

El proyecto de ley debe ser presentado al Parlamento para de ser ratificado. 

En 2014, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, defendió este proyecto de ley destinado a reforzar el carácter "judío" del Estado.

"El objetivo de esta ley es asegurar el futuro del pueblo judío en su tierra", aseguró, y critico a quienes "desde dentro quieren poner en duda el derecho nacional del pueblo judío sobre esta tierra".