Última Hora

Cinco semanas de descanso y ya de regreso. Tras un parón entre temporadas especialmente corto, la Premier League 2020-2021 empieza el sábado, de nuevo marcada por la amenaza de la pandemia del covid-19, y con una competencia entre clubes que se presenta emocionante.

No habrá que esperar mucho para disfrutar con duelos atractivos, en una primera jornada en la que el sábado el campeón Liverpool recibe al recién ascendido Leeds United de Marcelo Bielsa. Sin olvidar el choque Tottenham-Everton del domingo.

El Liverpool, flamante campeón de la Premier League el pasado curso por primera vez en tres décadas, tendrá frente a sí al campeón de la segunda división. Jürgen Klopp contra Marcelo Bielsa, en un pulso de estrategas de primer nivel.

Los 'Reds', poco activos en el mercado de fichajes, intentarán demostrar que su apuesta por la continuidad ha sido la correcta.

El pulso entre Tottenham y Everton se presenta como un examen para dos equipos con aspiraciones altas esta temporada.

El Tottenham se ha reforzado en puntos débiles, en el medio del campo con el danés Pierre-Emile Hojberg, y en defensa con el irlandés Matt Doherty, que deben dar consistencia al equipo de José Mourinho.

Enfrente estará el Everton de Carlo Ancelotti, que mira sin complejos a los puestos europeos, tras fichar a Allan (Nápoles), James Rodríguez (Real Madrid) y Abdoulaye Doucouré (Watford).

También atrae la atención el Chelsea, después de haber gastado 200 millones de euros (237 millones de dólares) en refuerzos. Su primer examen será el lunes ante el Brighton.

Los dos clubes de Manchester no juegan este fin de semana y arrancarán en el campeonato en la segunda jornada, para tener un tiempo extra de descanso tras su recorrido europeo en agosto.

A puerta cerrada.

El clima deportivo es por tanto de máxima emoción en un curso que se presenta abierto, pero nadie puede evitar pensar en la pandemia.

Inicialmente se había pensado en un posible regreso progresivo de los hinchas a los esetadios.

El Brighton había recibido al Chelsea en un partido amistoso con 2.500 aficionados repartidos por su estadio y el Tottenham había propuesto tener a 8.000 aficionados en la primera jornada.

Sin embargo, el aumento de casos de covid-19 en Reino Unido hundió esas esperanzas y el veto al público seguirá vigente.

Como consecuencia de la ampliación del plazo de partidos a puerta cerrada, la difusión de partidos por televisión será prioritaria y todos los duelos podrán ser seguidos por la pequeña pantalla.

Los duelos también serán la ocasión de hacer gestos contra el racismo.

El lema "Black Lives Matter" (Las vidas de los negros importan) no estará en las camisetas, al haber adquirido matices políticos para algunos, por lo que será reemplazado por "No room for racism" (Sin espacio para el racismo), el nombre de la campaña anti-discriminación que impulsó en 2019 la Premier League junto a la ONG Kick It Out.