Última Hora

Por primera vez desde la Reunificación en 1990, más alemanes del oeste se instalaron en el Este, especialmente a causa de la fuerte atracción que ejerce Berlín, según una estadística publicada el lunes sobre el año 2014.

"La tendencia observada desde la Reunificación se detuvo por primera vez", señaló el Instituto Nacional de Estudios Demográficos (BiB), que difundió los datos a ese respecto.

En los años posteriores a la Reunificación entre la RFA y la ex RDA (comunista), más de 200.000 personas abandonaron cada año el Este para instalarse en el Oeste.

Pero desde el inicio de la última década, ese número registra una baja constante, mientras que el número de personas que hacen el movimiento inverso aumenta poco a poco. Por primera vez en 2014, el saldo al Este de tales migraciones interiores es positivo.

Sin embargo, revela el instituto, "son especialmente Berlín y su periferia los que son atractivos para quienes llegan del Oeste. Sin Berlín, el balance migratorio sería siempre negativo".

Otras grandes ciudades del Este como Dresde y Leipzig registran también sustanciales aumentos de población, pero "la mayoría de las comunas siguen siendo abandonadas y no registran ningún cambio de tendencia".

Poblada menos densamente y menos industrializada que el Oeste, con salarios más reducidos en promedio y un desempleo más elevado, la ex-RDA es, 25 después de la reunificación, la pariente pobre de la próspera economía alemana.