Última Hora

El primer campeonato femenino de fútbol de la historia de Sudán arrancó este lunes con un partido en el estadio de Jartum, acogido calurosamente por los hinchas y también por los diplomáticos, según un periodista de la AFP.

Esta liga femenina, que comprende 21 equipos, es una novedad en un país dirigido durante casi 30 años por el general Omar el-Béchir --llegado al poder con un golpe de Estado apoyado por los islamistas-- hasta su destitución por la presión popular el pasado 11 de abril.

El primer partido enfrentó a los clubes del Tahadi y del Difaa en el estadio de la capital. Las ciudades de Madani (este), Al-Obeid (centro) y Kadugli (sur) también albergarán encuentros de este torneo.

"¡Poder civil! ¡Poder civil!", ha gritado parte del público al comienzo del encuentro, mientras que otros han voceado "Kandaka, Kandaka", en alusión a las reinas del antiguo reino de Nubia que marcó la historia de esta región en la Antigüedad.

Tras el acuerdo alcanzado en agosto entre el ejército, que había tomado el poder tras la caída de Béchir, y los líderes de la oposición, en Sudán se están poniendo en marcha instituciones de transición hacia un poder civil. El Consejo soberano, de mayoría civil aunque dirigido por un militar, está encargado de supervisar este proceso. Cuenta con dos miembros que son mujeres.

"Es un partido histórico, no solamente para el deporte femenino, sino para todo Sudán", ha declarado la ministra de Deportes Wala Essam, que asistió al encuentro acompañada de diplomáticos sudaneses y extranjeros.

- Un "sueño" -

"Daremos una atención específica al deporte femenino y al fútbol femenino", añadió.

Tras el partido, las jugadoras han expresado su felicidad, asegurando que un momento como este era inimaginable hace un año.

"Antes de la revolución en Sudán, mis planes eran ir al extranjero para jugar, pero ahora puedo jugar en mi tierra natal", explicó Asma Abubakr, vestida con la camiseta verde del equipo de Tahadi.

Para Juan Essam, del Difaa, es "un sueño" que se convierte en realidad. "Lo que ha ocurrido hoy es simplemente fantástico", añadió emocionada. "Por primera vez jugué en un estadio. Era mi sueño".

Se espera que se pongan en marcha en este país africano medidas de liberalización de la sociedad durante el periodo de transición, que durará unos tres años, en los cuales las autoridades se han comprometido a avanzar en materias como la libertad de expresión, la igualdad de género, pero también en el deporte y las artes.

Miembro de la FIFA desde 1948 y cofundador de la Copa de África de Naciones junto con Egipto, Etiopía y Sudáfrica, Sudán está lejos de ser un país pionero en el continente en materia de fútbol femenino debido a la aplicación de la sharia (ley islámica) desde 1993.