Perú inició este miércoles un desconfinamiento gradual para reactivar su semiparalizada economía y las calles de Lima volvieron a llenarse de vehículos y gente, después de tres meses y medio de cuarentena nacional obligatoria por la pandemia de coronavirus.

El desconfinamiento comenzó al finalizar el toque de queda nocturno en 18 de los 25 departamentos del país, entre ellos la capital, mientras que en los siete restantes continúa la cuarentena hasta el 31 de julio porque la incidencia de casos de coronavirus se mantiene alta. Las fronteras siguen cerradas.

La reapertura de restaurantes y cafés fue una de las principales novedades en un país orgulloso de su gastronomía. Se suman así a los centros comerciales y peluquerías, que reanudaron sus actividades hace una semana.

"Estamos abriendo para que no caiga la gastronomía peruana, que es la vitrina al mundo", dijo la presidenta de la Asociación de Hoteles y Restaurantes, Blanca Chávez.

En el distrito de Comas, en el norte Lima, había largas filas de pasajeros en la estación del servicio metropolitano de autobuses, constató un periodista de la AFP. También, había cola afuera del registro civil en Miraflores, el distrito turístico del sur de la capital.

En una urbe famosa por su caótico tráfico, buses y minibuses circulaban nuevamente llenos de pasajeros, aunque todos llevaban mascarillas, como dispuso el gobierno.

Lima, donde viven 10 millones de los 33 millones de peruanos y se concentran las mayores empresas, inició el desconfinamiento a pesar de que concentra el 70% de casos de covid-19. El país registra más de 285.000 contagios y 9.600 muertos.

"Encontrar equilibrio"

Un descenso sostenido en la curva de contagios en las dos últimas semanas influyó en la medida, dicen las autoridades.

"Ahora ya no estamos en una meseta, estamos en un franco descenso (de los contagios). Hemos venido bajando lentamente", explicó el ministro de Salud, Víctor Zamora.

Con su decisión el gobierno busca un equilibrio entre la salud de las personas y la de economía, que se halla en cuidados intensivos.

"La evaluación de la evolución de la enfermedad y de un sistema integral para ponderar el reinicio de actividades que generen puestos de trabajo, nos permite encontrar un equilibrio para la toma de decisiones”, expresó el martes el presidente peruano Martín Vizcarra.

Las actividades económicas se regirán por severas restricciones. El aforo en restaurantes es ahora del 40% y en el transporte público sólo pueden viajar el 50% de pasajeros, aunque esto no se cumplía este miércoles.

La reactivación abarca al turismo, pues se prevé reanudar viajes entre los departamentos que salieron del confinamiento.

"Quisimos imitar a Europa"

Durante la cuarentena, al menos dos millones de personas perdieron su empleo en el país, de los cuales 1,2 millones corresponden a Lima, según el gobierno.

El PIB de Perú se contrajo 13% en los primeros cuatro meses de 2020, por el impacto del coronavirus.

Según el Banco Central, el PIB caerá 12,5% al cierre de 2020, un mazazo para una de las economías estrella de la región en los últimos años.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó por su parte que la economía peruana tendrá una caída más pronunciada y cerrará el 2020 con una contracción de 14%.

El fin de la cuarentena nacional, la cual empezó el 16 de marzo, encuentra a Perú como el sexto país con más casos de coronavirus en el mundo por encima de España, Italia, Chile e Irán.

Perú es el segundo país de América Latina con más casos de covid-19 (285.213 hasta las 06h00GMT) después de Brasil y el tercero en decesos (9.677) detrás del gigante sudamericano y México.

"Perú tuvo una cuarentena totalitaria y nos ha fallado", dijo a la AFP el economista Hugo Ñopo, de la ONG Grade, para quien el confinamiento falló por la informalidad laboral del país (70%), que obligó a la gente a salir a trabajar ignorando las disposiciones oficiales.

“Quisimos imitar a Europa, no se pudo. Perú lamentablemente no está listo porque lo económico es un problema”, agregó.

La población que sigue en "cuarentena focalizada" es de poco más de seis millones de personas en los departamentos de Arequipa, Ancash, Ica, Junín, Huánuco, San Martín y Madre de Dios.