Última Hora

El papa Francisco pidió este miércoles "gestos concretos" para Líbano, durante su primera audiencia general tras su operación de colon a inicios de julio.

El pedido del pontífice fue lanzado con ocasión del primer aniversario de la devastadora explosión en el puerto de Beirut, que causó la muerte de 214 personas y destruyó barrios enteros de la capital libanesa.

"Hoy lanzo un llamamiento a la comunidad internacional para pedir que ayude a Líbano a emprender un camino de resurrección, con gestos concretos, no solo con palabras", dijo Francisco al final de la audiencia general.

"Espero que la conferencia organizada por Francia y la ONU, que está actualmente en marcha (sobre ayuda humanitaria para Líbano), sea fructífera", añadió.

Francia organizó para este miércoles una videoconferencia, bajo los auspicios del presidente Emmanuel Macron y del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, con representantes de alrededor cuarenta Estados y organismos internacionales, con el objetivo de recaudar 350 millones de dólares para la emergencia humanitaria.

El papa, que permaneció todo julio en el Vaticano, parecía en buena forma para la tradicional audiencia general de los miércoles, según las imágenes transmitidas por AFP-TV.

Como es habitual, los encuentros con el papa de los miércoles se suspenden en julio para una temporada de descanso, pero este año coincidió también con la convalecencia.

"Un año después de la terrible explosión ocurrida en el puerto de Beirut, causando muerte y destrucción, mi pensamiento va para ese querido país, especialmente para las víctimas, sus familias, los numerosos heridos y todos aquellos que han perdido su hogar y su trabajo. Mucha gente también ha perdido la ilusión de vivir", dijo.

"Queridos libaneses, mi gran deseo es ir a visitarlos y rezo sin cesar por ustedes, para que Líbano vuelva a ser ese mensaje de fraternidad y paz para todo Oriente Medio", concluyó el pontífice.

El caos en Líbano comenzó antes de la explosión, con un país en bancarrota, que sufre escasez de medicamentos, combustible y agua potable y con una impopular clase política que no ha logrado ponerse de acuerdo sobre la formación de un gobierno, lo que ha provocado una situación de vacío de poder.