Última Hora

Santo DomingoRepública Dominicana | El opositor Luis Abinader ganó las elecciones presidenciales del domingo en República Dominicana, en plena pandemia de covid-19, un viraje político que pone fin a 16 años en el poder del centroizquierdista Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Con el 93,2% de los centros de votación computados, Abinader, candidato del socialdemócrata Partido Revolucionario Moderno (PRM), obtuvo el 52,4% de los votos contabilizados por la Junta Central Electoral (JCE). 

Su rival, Gonzalo Castillo, aspirante del PLD del presidente saliente Danilo Medina, reconoció su derrota. Logró el 37,69% de los sufragios.

"Ganamos, hoy ganamos", festejó Abinader la noche del domingo frente a decenas de partidarios en su comando de campaña en Santo Domingo. "Es el cambio por el que votó el pueblo dominicano", agregó el empresario de 52 años, quien asumirá la presidencia el 16 de agosto.

El conteo "demuestra que hay una tendencia irreversible y que a partir de ahora tenemos un presidente electo (...). Nuestras felicitaciones al licenciado Luis Abinader", dijo Castillo.

El expresidente Leonel Fernández (1996-2000, 2004-2008 y 2008-2012), postulado por un movimiento propio que fundó tras romper con el PLD, totaliza 340.001 votos según la data más reciente, un 8,82%. Reconoció también el triunfo de este hombre de negocios.

"Felicitamos" a Abinader "por haber sido electo presidente de la República, para el período 2020-2024", escribió Fernández en Twitter.

"Nuestra felicitación al nuevo presidente electo @LuisAbinader", tuiteó por su parte Medina.

Las votaciones dominicales estuvieron marcadas por el nuevo coronavirus en medio de una explosión de casos en el país. Los votantes acudieron a los centros de votación utilizando mascarillas y guardando dos metros de distancia en las filas.

Unos 7,5 millones de dominicanos estaban convocados a elegir presidente, vicepresidente, 32 senadores, 190 diputados y 20 representantes en el Parlamento Centroamericano. 

Se requería un mínimo 51% de los votos para ganar las presidenciales en primera vuelta.

El gobierno de Estados Unidos felicitó a República Dominicana por sus "democráticas elecciones" y dijo que espera trabajar "conjuntamente" con Abinader para "promover la seguridad y la prosperidad económica" en América Latina y el Caribe.

Récord de contagios

Las elecciones estaban inicialmente previstas para el 17 de mayo, pero fueron pospuestas por la pandemia.

Dominicana rompió el domingo su récord de número de contagios diarios, con 1.241 casos reportados, según las autoridades sanitarias. El sábado, la cifra de casos diarios había superado por primera ocasión el millar.

El país, desde el primer contagio el pasado 1 de marzo, registra 38.128 casos y 804 muertes por COVID-19.

No se vieron grandes aglomeraciones a lo largo de la jornada, meta trazada por la Junta Electoral.

Maribel Román, una asesora de negocios de 47 años que acudió a las urnas, comentó a la AFP que el proceso fue "bastante fluido y muy bien organizado".

Las votaciones se desarrollaron con normalidad, a excepción de un incidente aislado que dejó un muerto y un herido en Santo Domingo, cuando una discusión derivó en "un tiroteo", informó la policía.

En elecciones previas en Dominicana se han registrado riñas políticas que terminan en violencia. En las municipales de febrero pasado, suspendidas por problemas técnicos, hubo dos fallecidos por disparos en Santo Domingo y Barahona (sur).

Desafío económico

La COVID-19 obligó a una declaratoria de emergencia nacional que estuvo vigente hasta el 30 de junio pasado.

El gran reto del nuevo gobierno girará en torno a la economía. Después de siete años de crecimiento en torno al 5% anual, el desafío será retomar ese dinamismo una vez pase la pandemia. 

El nuevo coronavirus ha afectado una de las principales fuentes de ingresos del país, el turismo (8% del PIB), pues las fronteras se mantuvieron cerradas entre el 20 de marzo y el 30 de junio para frenar la propagación de la enfermedad. 

En abril, el PIB registró una contracción de 29,8% sobre igual mes de 2019 debido al impacto de las medidas de confinamiento.

El gobierno entrante también deberá afrontar el hartazgo por la corrupción, luego de que escándalos como los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht golpearan de lleno a Dominicana, que ocupa el lugar 137, entre 180 países, en el índice de Transparencia Internacional. 

"Enfrentaremos los desafíos más difíciles de nuestra historia (...), la recuperación económica y recuperar la confianza en las instituciones democráticas", planteó Abinader.