Última Hora

La ONU espera recaudar el lunes 3.850 millones de dólares en una conferencia de donantes para evitar una hambruna a gran escala en Yemen, devastado por la guerra, donde "la infancia es ahora un infierno".

Más de cien gobiernos y donantes individuales están participando en una reunión virtual -- organizada conjuntamente por Suecia y Suiza-- mientras la violencia sobre el terreno se ha intensificado recientemente en Marib, en el norte de este país pobre de la Península Arábiga.

Los rebeldes hutíes reanudaron a principios de febrero una ofensiva para arrebatar este último bastión del gobierno en el norte, al tiempo que intensificaron los ataques hacia la vecina Arabia Saudita.

El conflicto, que dura desde hace más de seis años, mató a decenas de miles de personas y llevó a millones más al borde de la hambruna. Según la ONU se trata de la peor crisis humanitaria del mundo.

La caída de la financiación de la ayuda en el contexto de la pandemia ha empeorado la situación. La ONU, que el año pasado solo recaudó la mitad de la ayuda necesaria, pidió el lunes "financiación inmediata".

"Para la mayoría de la gente, la vida en Yemen es ahora insoportable. La infancia es ahora un infierno. Esta guerra está acabando con toda una generación de yemeníes", dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

"No es el momento de dar la espalda a Yemen", añadió el alto diplomático en un comunicado.

"Situación urgente"

La ONU cuenta en particular con los países ricos del Golfo que rodean a Yemen para recaudar los 3.850 millones de dólares (unos 3.180 millones de euros) necesarios. El año pasado faltaron 1.500 millones de dólares de los 3.400 millones necesarios.

Emiratos Árabes Unidos prometieron el viernes 230 millones de dólares.

Según las últimas cifras de la ONU, más de 16 millones de yemeníes, aproximadamente la mitad de la población de 29 millones, pasarán hambre este año.

Cerca de 50.000 personas ya están "muriendo de hambre en condiciones cercanas a la hambruna" y 400.000 niños menores de cinco años podrían morir de desnutrición aguda "sin tratamiento de emergencia".

En septiembre de 2020, la ONU reveló que la ayuda esencial había sido recortada en 300 centros de salud en Yemen debido a la falta de financiación, y que más de un tercio de sus principales programas humanitarios en el país habían sido recortados o detenidos por completo.

Doce organizaciones humanitarias, entre ellas Save the Children, Oxfam y Acción contra el Hambre, advirtieron de un "desastre" en caso de que se produzca un déficit de financiación.

"Con cinco millones de personas al borde de la hambruna y más de dos tercios de la población del país necesitada de ayuda humanitaria o protección, la situación no puede ser más urgente", afirmaron en una declaración conjunta.

El Programa Mundial de Alimentos, galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2020, anunció el domingo que "se enfrenta a un importante déficit de financiación".

La conferencia se celebra en un momento en el que Estados Unidos trata de reactivar el diálogo político para resolver el conflicto en Yemen.

Washington ha retirado a los rebeldes hutíes de la lista de "organizaciones terroristas" y ha dejado de apoyar la intervención militar de la coalición liderada por Arabia Saudita en el país desde 2015.