Última Hora

El secretario general de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, alertó este lunes que América Latina podría sufrir en 2021 una "gran crisis" de deuda soberana debido a los gastos que ha hecho para afrontar la pandemia de covid-19, y pidió la comprensión de los acreedores. 

"Se vislumbra una posible gran crisis de deuda soberana el próximo año", advirtió Guterres, en un discurso durante una cumbre virtual con jefes de Estado y de gobierno de Centroamérica que se realizó de forma reservada.

La reunión fue organizada por el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y en la misma participó su secretario general, Vinicio Cerezo. El bloque es conformado por Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Belice y República Dominicana.

Según Guterres, el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus "ampliará significativamente la brecha de financiamiento" de América Latina y el Caribe, lo que podría llegar a generar "una gran crisis de liquidez", es decir, falta de dinero para que la economía camine a su ritmo habitual.

El secretario general de la ONU apeló al "apoyo" de entidades financieras multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), además de los países del Grupo de los Veinte (G20).

Una de las medidas que Guterres pidió a estos organismos es que acepten retrasar el cobro de la deuda hasta finales de 2021.

Esa iniciativa tiene como principal objetivo "permitir a los países pobres concentrar sus recursos en combatir la pandemia y proteger las vidas y los medios de subsistencia de la población más vulnerable", según explica una reseña sobre la misma en la página en Internet del Banco Mundial.

Guterres también llamó al FMI, al BM y al G20 a "considerar la posibilidad de conceder un mayor alivio, incluidas las cancelaciones de deuda," a los países de América Latina, incluyendo a los de ingresos medios.

- Centroamérica y el cambio climático -

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, aseguró en Twitter que, durante la reunión, pidió a Guterres que reconociera a Centroamérica como "la región más afectada por los efectos del cambio climático" ante los recurrentes daños que sufre por fenómenos naturales.

Por su parte, el gobierno de Guatemala informó que el presidente Alejandro Giammattei y sus pares plantearon la posibilidad de acceder al Fondo Verde del Clima para reconstruir las zonas golpeadas por los huracanes Eta e Iota, que dejaron unos 200 muertos y millonarias pérdidas en la región.

Diseñado para ser un mecanismo de financiamiento de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), el Fondo Verde se creó para apoyar los esfuerzos de los países en desarrollo por limitar o reducir sus emisiones y ayudarlos a adaptarse a los efectos del cambio climático.

En ese mismo sentido, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, instó a Centroamérica a hacer "un frente común" para obtener "financiamiento" y poder "sacar" a los países de la región "de la crisis sanitaria, económica y climática".