Última Hora

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este miércoles que la vacuna de AstraZeneca puede administrarse a mayores de 65 años y usarse en los países donde circulan variantes del covid-19, pese al cuestionamiento de su eficacia en ambos casos.

"Tomando en cuenta todas las pruebas disponibles, la OMS recomienda el uso de la vacuna en personas de 65 años y más", declaró el Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización (SAGE).

Esta vacuna, desarrollada por el laboratorio británico AstraZeneca y la Universidad de Oxford, enfrentó críticas en las últimas semanas, ya que su eficacia no se consideró concluyente para mayores de 65 años y en países donde circulan variantes.

Como ejemplo de ello, Sudáfrica, donde apareció una variante del virus, dijo estar dispuesta a vender o intercambiar un millón de dosis de esta vacuna, privilegiando la de Johnson&Johnson.

Pero el inyectable de AstraZeneca, que el Reino Unido administra desde diciembre y fue aprobado en otros países, representa una esperanza contra la epidemia para decenas de naciones a través del sistema Covax impulsado por la OMS.

Ante la creciente preocupación por las variantes, mucho más contagiosas, la Unión Europea (UE) aseguró este miércoles querer impulsar su producción de vacunas y reconoció que fue "demasiado optimista" sobre las entregas acordadas con los laboratorios.

"Fuimos demasiado optimistas en lo que respecta a la producción masiva", reconoció la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Poco después, AstraZeneca anunció una asociación con la alemana IDT Biologika para poder producir más vacunas para Europa a partir del segundo trimestre.

Y el laboratorio alemán BioNTech anunció el inicio de la producción de su vacuna desarrollada con el estadounidense Pfizer en una nueva fábrica en Marburgo (Alemania) para aumentar la entrega de dosis.

Más contagios, más restricciones

La pandemia ha provocado al menos 2,34 millones de muertos por más de 160,8 millones de contagios desde que la oficina de la OMS en China diera cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre de 2019, según un balance de la AFP del miércoles.

En América Latina los fallecidos por covid-19 superan los 625.000.

Las esperanzas de pasar página de la pandemia siguen puestas en la eficacia de las campañas de vacunación masivas y en las restricciones que los países recrudecen por las variantes británica, sudafricana y brasileña.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo el miércoles que está en conversaciones con el mecanismo Covax para que se le otorgue a Venezuela un plazo mayor para pagar las vacunas debido a sus graves dificultades económicas.

México, el segundo país más enlutado en América Latina después de Brasil, autorizó el uso de emergencia de las vacunas chinas CanSino Biologics y CoronaVac, con lo que suman cinco (junto a Pfizer, AstraZeneca y Sputnik V) los inmunizantes autorizados para administrarse en el primer país latinoamericano en aplicar una vacuna contra el covid-19, el 24 de diciembre.

Argentina, que inició su campaña cinco días después, el 29 de diciembre, superó este miércoles los 2 millones de contagios de coronavirus, mientras los fallecimientos se acercan a los 50.000.

Lejos de flexibilizarse, las restricciones se amplían o refuerzan.

Perú, otro de los países más golpeados, decidió extender por dos semanas más, hasta el 28 de febrero, su cuarentena obligatoria en Lima y nueve regiones porque "la situación de riesgo extremo continúa", según el gobierno. Además, autorizó el doble empleo remunerado de los médicos en el sector público para reforzar la lucha contra la pandemia.

Alemania alargó también su confinamiento hasta el 7 de marzo ante la "incertidumbre" de las variantes. Y Australia y Nueva Zelanda estudian la posibilidad de reforzar su política de cuarentena de 14 días para los viajeros que llegan del extranjero, ya que no impide la contaminación.

Menos participación laboral femenina

Estas restricciones provocan una hecatombe económica traducida en cifras y otros efectos más difíciles de medir, como descontento social y problemas psicológicos.

La pandemia hará retroceder una década la participación laboral femenina en América Latina, con efectos económicos y sociales que repercutirán de forma significativa en la autonomía de las mujeres, advirtió la Cepal.

En medio de las medidas impuestas para frenar los contagios en toda la región, como la interrupción de la educación presencial, "se registró una contundente salida de mujeres de la fuerza laboral, quienes, por tener que atender las demandas de cuidados en sus hogares, no retomaron la búsqueda de empleo", agregó el organismo.

En Estados Unidos, el estado de Nueva York decidió reabrir a partir de este mes estadios y grandes salas de espectáculos con un 10% de su aforo. Pero no será tan fácil: los espectadores tendrán que mostrar un test negativo de covid-19 con menos de 72 horas de realizado.

En la UE, un día después de superar el umbral de los 500.000 muertos por covid-19, los eurodiputados aprobaron este miércoles un masivo plan de recuperación destinado a superar los estragos económicos del coronavirus.