Última Hora

La Sele

Nuevos detalles del plan de los salvadoreños que fingieron lesiones ante Costa Rica en 2009

“Los que estuvimos ahí sabemos que esa decisión fue tomada en su momento por el profe (Carlos De los Cobos) pero respaldada por todos nosotros", dijo el jugador Óscar Jiménez

Gabriel Vargas 27/2/2019 02:45

Nuevos detalles salieron a la luz de aquella noche del 31 de enero de 2009, en la que la Selección de El Salvador fingió lesiones con el objetivo de obligar la suspensión del juego ante Costa Rica por la semifinal de la Copa Uncaf disputada en Honduras.

En aquel partido Costa Rica ganaba desde el minuto 18 con gol de Andy Furtado, pero tres minutos después el árbitro panameño Roberto Moreno expulsó al cuscatleco Alexánder Escobar y un par de jugadas después lo acompañó Eliseo Quintanilla. 

El jugador Óscar Jiménez formó parte de aquella selección salvadoreña, y en declaraciones a el programa los Provocadores, brindó nuevos detalles de cómo el técnico Carlos De los Cobos ordenó fingir lesiones para obligar la suspensión del partido.

Según Jiménez, el árbitro panameño Roberto Moreno llegó con la intención de perjudicarlos como represalia de la eliminación de los canaleros a manos de El Salvador en junio del 2008. 

“El primer expulsado fue Alex Escobar, una expulsión que solo él se la inventó sabía que nos iba a afectar, ya presentíamos que eso pasaría desde que vimos que él nos iba a pitar. En la charla del medio tiempo el profesor (De los Cobos) estaba molesto y con justa razón porque él mismo nos dijo que no iba a permitir que nos humillaran viniera a manchar un buen trabajo que traíamos con la selección”, afirma. Y es que al medio tiempo la Selecta había sufrido la expulsión de Eliseo Quintanilla y además perdía 2-0, según cita el medio www.ElSalvador.com.

Eso sí, Jiménez exonera de la responsabilidad total al estratega, al asegurar que todos en el camerino respaldaron la idea de De los Cobos.

“Los que estuvimos ahí sabemos que esa decisión fue tomada en su momento por el profe pero respaldada por todos nosotros porque también nosotros nos sentíamos golpeados por la actuación de este referí, eso para mí no es un delito tal vez en su momento de frustración que teníamos la rabia porque el árbitro nos estaba frustrando nosotros estábamos haciendo un buen papel”, agrega Jiménez.

Finalmente, el juego se tuvo que terminar al minuto 60 con triunfo de Costa Rica 1-0 en uno de los episodios más vergonzosos del fútbol centroamericano y mundial.

Polémica rodea a De los Cobos

El propio técnico Carlos De los Cobos, quien todavía dirige a la Selección de El Salvador, ya había reconocido desde 2014 que efectivamente ordenó a sus jugadores tirarse a suelo y hacerse los lesionados el 31 de enero de 2009 contra Costa Rica.

Justamente el estratega se encuentra en medio de una polémica al no convocar al jugador Rodolfo Zelaya, quien estuvo involucrado en tema de amaños de partidos.

“Del caso de Costa Rica ya lo hablé. Eso no tiene nada que ver con un tema de corrupción. Esa fue una decisión tomada de manera abrupta por mi parte, quizás precipitado porque había un arbitraje que nos estaba pisoteando y no lo iba a permitir. Y se lo dije al árbitro. Pero eso es una cosa diferente. Ha habido gente que ha querido crear una cortina de humo para disfrazar lo que realmente es grave, el tema de corrupción”, dijo el pasado lunes De los Cobos a El Diario de Hoy.

“Es importante definir una situación. Cualquier jugador que haya sido, que haya estado implicado, vinculado al tema de amaños, no podrá estar dentro de la Selección, no será convocado. Haya sido suspendido el tiempo que haya sido. Es decir, si fue un mes, seis meses, un año, lo que sea, no va a estar conmigo mientras dirija yo la Selección. Es una situación obvia, al buen entendedor, pocas palabras. Es una situación de país, una situación de respeto a una afición y de respeto al fútbol”, enfatizó el seleccionador salvadoreño.

Luego del juego de 2009 ante Costa Rica y después de realizada una investigación por parte de la UNCAF, la Federación Salvadoreña de Fútbol recibió una multa de 20 mil dólares y se abrió un expediente contra el presidente de aquel momento, Rodrigo Calvo, y al técnico Carlos De los Cobos.

También se suspendió por un año al médico de la selección salvadoreña José María Rivas.