Última Hora

El Gobierno de Nicaragua informó este lunes que el huracán Eta, que azotó la semana pasada la región del caribe, causó 172 millones de dólares en pérdidas económicas, y que urge iniciar el proceso de restauración.

"La cuantificación preliminar de daños es de 172 millones de dólares y las necesidades de reposición y restauración inmediata ascienden a 36,4 millones de dólares", indicó el gobierno en un informe preliminar publicado en la web oficial 19digital.

El gobierno, que enfrenta casi tres años de contracción económica, no precisó si pedirá ayuda internacional o resolverá la emergencia con fondos propios del presupuesto.

Según el informe, "casi dos millones de personas estuvieron expuestas al huracán Eta", principalmente en los departamentos de Nueva Segovia, Jinotega y Chinandega, en el Pacífico norte del país.

"Los daños se centraron en infraestructura social, líneas vitales y pesca artesanal", subrayó el gobierno, que contabiliza 1.890 viviendas destruidas y 8.030 con daños parciales.

El ciclón también destrozó 16 unidades de salud de manera total y parcial, entre ellas el Hospital Regional "Nuevo Amanecer" de Bilwi, principal ciudad del caribe norte.

Los vientos se llevaron además 45 centros educativos, la planta de tratamiento de agua potable y suministros de Bilwi, el muelle de la ciudad, 66 puentes, edificios públicos, estadios, polideportivos y parques, señala el reporte.

"Se dañaron dos plantas procesadoras y 10 centros de acopio de mariscos, 12 embarcaciones y 38 pangas, así como el 24% del total del Sistema Nacional de áreas protegidas", detalla el informe.

Durante el ciclón, que impactó en categoría 4 el pasado 3 de noviembre entre la ciudad de Bilwi y la comunidad indígena de Haulover, en la costa del caribe norte, unas 49.273 viviendas sufrieron interrupción de energía eléctrica, agrega.

Según reportes de la prensa local, en Bilwi, de más de 40.000 habitantes, no se ha restablecido por completo la electricidad y miles esperan ayuda para reparar sus viviendas de madera que sucumbieron con los fuertes vientos de Eta.

El gobierno afirma que la evacuación de más de 70.000 personas evitó una tragedia mayor.

La Cruz Roja Nicaragüense reportó que dos mineros murieron sepultados tras el derrumbe de una mina artesanal a causa de las lluvias de Eta, en el municipio caribeño de Bonanza, pero este lunes el gobierno negó que los dos decesos estén vinculados al huracán.