Última Hora

Nicaragua intensificó este lunes los preparativos para atender a las ciudades y comunidades indígenas del Caribe Norte amenazadas por la cercanía del huracán Eta, que avanza con posibilidades de impactar esa zona el martes, informó una fuente oficial.

Eta se desplazaba la mañana de lunes frente a las costas del noreste de Nicaragua como un huracán de categoría 3, según el Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

En Nicaragua se reportaron fuertes vientos en Bilwi, mientras en otras partes de Centroamérica, como en Costa Rica, se registraron intensas lluvias el domingo que obligaron a desplazar preventivamente poblaciones del Pacífico sur.

Se prevé que Eta tocará tierra la madrugada del martes a unos 20 km al norte de Bilwi, principal ciudad del Caribe Norte, con vientos mayores a 155 km por hora, acompañado de marejadas de más de dos metros que podría ser catastrófico para las comunidades costeras.

La mayor preocupación de las autoridades es que Eta provoque inundaciones y destruya con sus fuertes vientos las frágiles viviendas de la población.

"Pueden haber daños materiales porque las viviendas son muy frágiles" en la zona, dijo el director del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Guillermo González.

En la zona de impacto ubicada entre Bilwi y Cabo Gracias a Dios, fronterizo con Honduras viven más de 80.000 personas, según cálculos del gobierno regional.

El gobierno mantiene alerta preventiva en el Caribe Norte y los departamentos norteños de Jinotega y Nueva Segovia, por donde se proyecta que pasará Eta entre martes y miércoles.

El domingo, el gobierno envió un cargamento de 88 toneladas de alimentos al Caribe Norte, así como cuadrillas para atender emergencias con el tendido eléctrico, las comunicaciones, infraestructura y salud, dijo González.

Indicó que el domingo fueron evacuados 1.600 indígenas que viven en los Cayos Miskitos, frente a las costas del Caribe nicaragüense.

También han puesto en resguardo a indígenas de las comunidades costeras, y las que están ubicadas al este del río Coco, fronterizo con Honduras, que podrían ser afectadas por el ciclón.

La fuerza naval prohibió el zarpe de embarcaciones y las autoridades locales han instado a la población de Bilwi a reforzar la seguridad de puertas y ventanas de sus casas.