Última Hora

Neymar, tras un mes de ausencia, brilló el miércoles en la Supercopa de Francia conquistada por el París Saint-Germain. El sábado, ante el Angers en la Ligue 1, su nuevo entrenador, Mauricio Pochettino, intentará seguir integrando el talento del brasileño en su nuevo proyecto.

Neymar debería ser titular en ese partido liguero, formando parte del once inicial por primera vez desde su lesión.

El miércoles, en el duelo ante el Marsella en Lens en la Supercopa francesa, ni el frío, ni la lluvia, ni la ausencia de espectadores, ni haber comenzado como suplente pudo impedir el 'show Neymar'.

En treinta minutos, el brasileño, que se había reincorporado apenas al entrenamiento colectivo dos días antes, marcó de penal y ayudó a su equipo a conquistar (2-1) el Trofeo de Campeones, el nombre oficial que recibe la Supercopa francesa.

"Es un jugador especial, con todo lo que genera su presencia", constató su nuevo entrenador Pochettino en declaraciones a Canal Plus. 

El magnetismo del número 10 brasileño supera ampliamente el terreno de juego.

Su celebración impactó en las redes sociales y después del partido tuvo un intercambio de tuits poco amistoso con el defensa español del Marsella Álvaro González, con el que ya tuvo una polémica al principio de temporada.

Neymar acusó en septiembre a Álvaro de insultos racistas y desde el lado del español se señaló que hubo palabras homófobas proferidas por el brasileño.

Ninguno de los dos jugadores fueron sancionados por falta de pruebas, pero su enemistad continúa y podría ser nuevo motivo de tensión el 7 de febrero, cuando Marsella y PSG vuelvan a cruzar sus caminos, en ese caso en el estadio Vélodrome del primero.

"Fútbol muy intenso"

Desde hace dos semanas, el PSG ha cambiado su forma de jugar, con el reemplazo del entrenador: Thomas Tuchel dejó su hueco a Mauricio Pochettino, que desde el primer día dijo que quería "ganar con estilo".

Pochettino ha pedido a sus jugadores desarrollar "un fútbol muy intenso", destacó el mediocampista español Ander Herrera a la cadena Téléfoot.

"La clave de nuestro juego ahora es que intentamos presionar todo el tiempo", añade el español, que desea "intensidad durante los noventa minutos y tratar siempre de presionar".

En sus primeros pasos como técnico del PSG, a Pochettino le faltaba todavía Neymar, que se había lesionado en un tobillo el pasado 13 de diciembre ante el Lyon.

El jugador brasileño, cercano a Tuchel, está llamado a ser uno de los grandes apoyos de Pochettino. Su abrazo, en el momento de la celebración del miércoles, deja pensar en el inicio de su complicidad.

"La relación con los jugadores, no solamente con Ney, es muy buena desde el principio", asegura Pochettino.

Neymar debe en principio tener un hueco en el once titular (4-3-3) de Pochettino el sábado ante el Angers.

Antes de lesionarse en diciembre, Neymar, cuyo contrato con el PSG termina en 2022, estaba en un buen momento de forma, con siete tantos en sus cuatro últimos partidos.

En Angers, Pochettino podría dar un respiro a Kylian Mbappé, que jugó íntegramente los tres primeros partidos de 2021.

Todo ello con una gran cita en el horizonte, la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones contra el FC Barcelona, que se abrirá el 16 de febrero y que marcará inevitablemente el resto de la temporada de Neymar y de los parisinos.