Última Hora
Protestas
Getty Images
Durante los días de protesta han ardido negocios, viviendas y varias comisarías de policía.

Tras la muerte del afroestadounidense George Floyd mientras estaba bajo custodia policial, las calles de Minneapolis y de otras ciudades de Estados Unidos se han convertido en el escenario de protestas y violentos disturbios.

La furia, que se ha expandido a más de 30 ciudades estadounidenses y ha llevado a las autoridades de varias de ellas a decretar toques de queda, se desató después de la difusión de un video en el que se ve al hombre de 46 años en el piso con dificultades para respirar mientras un policía blanco le presiona el cuello con la rodilla.

Floyd intenta pedir ayuda y grita en varias ocasiones "no puedo respirar". Posteriormente, el hombre aparece inmóvil en las imágenes, antes de ser puesto en una camilla y trasladado en una ambulancia.

Derek Chauvin, el policía que aparece en la imagen, fue arrestado y acusado de homicidio en tercer grado el viernes por su presunta responsabilidad en la muerte de la víctima.

Otros tres agentes del Departamento de Policía de Minneapolis (MPD) fueron despedidos. El FBI se sumó a la investigación de los hechos.

George Floyd
Twitter/Ruth Richardson
George Floyd dijo en repetidas ocasiones que no podía respirar.

Los manifestantes denuncian que la muerte de Floyd es un acto de brutalidad policial que pone en evidencia la discriminación racial en una ciudad que, al compararla con otras metrópolis de EE.UU., tiene un mejor estándar de vida.

Eso es lo que se conoce como la "paradoja de Minnesota": un lugar que en la superficie parece próspero y tranquilo, pero que esconde profundas diferencias raciales.

"Una ciudad racialmente segregada"

El incidente que detonó las manifestaciones "es una metáfora de una ciudad racialmente segregada", le dice a BBC Mundo Myron Orfield, profesor de Derechos y Libertades Civiles de la Universidad de Minnesota, director del Institute on Metropolitan Opportunity y exinvestigador del centro de estudios Brookings Institution.

Minneapolis, explica, es una ciudad considerada como "progresista" en términos políticos, pero que al mismo tiempo alberga una "severa discriminación racial".

"No es una ciudad de derecha, los blancos aquí son bastante progresistas. No tenemos figuras al estilo de Donald Trump en la escena política local", explica.

"Las élites están dominadas por grupos de personas decentes, muy liberales políticamente, aquí no está el Ku Klux Klan", apunta.

De acuerdo a sus investigaciones, el origen de la discriminación racial proviene más bien de una visión paternalista y de una serie errores en las políticas de desarrollo de los barrios y las escuelas que han abierto profundas divisiones territoriales.

"Esto ha sido un desastre. La segregación de los barrios ha provocado discriminación racial", señala, criticando duramente el emplazamiento de viviendas sociales exclusivamente en barrios pobres y la creación de escuelas que no integran a los distintos grupos sociales.

"Vivimos en un país más segregado en la actualidad que en la época de Martin Luther King", dice Orfield, un fenómeno que está presente en ciudades como Detroit, Chicago o Nueva York.

El profesor argumenta que los problemas de segregación racial mejoraron en el país durante unas décadas, hasta que hacia fines de los años 90 comenzó a tomar fuerza la idea de que las medidas de integración eran inconstitucionales.

Y lo que ocurre actualmente en las grandes ciudades, señala, es que hay policías blancos que viven en un mundo distinto al de las personas más pobres, lo que no les permite entender las circunstancias desesperadas en las que muchas personas deben sobrevivir.

La brecha económica

La comunidad afroestadounidense de Minneapolis tiene ingresos que son equivalentes a cerca de un tercio de los ingresos de los residentes blancos. Sus miembros tienen mayores tasas de desempleo y un menor nivel de ingreso a la educación superior.

"Los indicadores de Minneapolis son generalmente muy buenos, siempre que seas blanco", le dice a BBC Mundo Kevin Ehrman-Solberg, cofundador de la organización Mapping Prejudice Project.

Aunque la ciudad tiene un buen nivel de vida en general, explica, la brecha en la propiedad de una vivienda, por ejemplo, es la más grande en todo el país.

Burned-out building in Minneapolis
Getty Images
El gobierno de la ciudad declaró un toque de queda para esta noche.

Mientras el 74,8% de las familias blancas de Minneapolis son dueñas de su casa, menos del 25% de las familias negras son propietarias, dice Ehrman-Solberg,

Ese tipo de disparidades raciales, señalan los analistas, están detrás de los disturbios que se han extendido durante esta semana tras la muerte de George Floyd.

Lo paradójico es que tanto en la ciudad de Minneapolis como en el estado de Minnesota, los indicadores pueden ser muy distintos según el cristal con que se mire.

Minneapolis
Reuters
Las protestas por la muerte de George Floyd se radicalizaron.

Minnesota ocupó el segundo lugar en 2018 en la lista de los "mejores estados para vivir", mientras que ese mismo año el estado estuvo entre los últimos lugares del ranking que mide la brecha racial en cuanto a nivel de empleo y de ingresos.

Como escribió el académico Samuel Myers, quien acuñó la expresión "la paradoja de Minnesota", las brechas raciales no solamente están presentes en los niveles de ingreso y empleo, sino también en otros ámbitos como las tasas de encarcelación y los resultados educacionales.

Desde esa perspectiva, aunque Minnesota tiene muchas ventajas en términos de calidad de vida, lo que muestran algunos indicadores y la furia desatada por las protestas, es que no siempre los beneficios de vivir ahí son iguales para todos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=2f3bWviThuQ