Última Hora

Internacional

Muere niña tras explosión de granada en velatorio de pandillero en El Salvador

Una niña de 13 años murió este sábado debido a las heridas causadas por el estallido de una granada lanzada por desconocidos contra una vivienda donde era velado un pandillero.

AFP Agencia 25/4/2015 05:16

Una niña de 13 años murió este sábado debido a las heridas causadas por el estallido de una granada lanzada por desconocidos contra una vivienda donde era velado un pandillero muerto en un frustrado asalto a un autobús, informó la policía salvadoreña.

El hecho, en el que también resultaron 10 personas heridas, sucedió en una casa ubicada en el cantón Soledad, en las afueras del poblado de El Carmen, en el departamento de Cuscatlán, 35 km al este de San Salvador, señaló en un informe la Policía Nacional Civil (PNC).

De acuerdo con el reporte policial, en horas de la madrugada desconocidos llegaron a la casa donde era velado un pandillero del denominado Barrio 18 y, sin mediar palabra, lanzaron la granada.

La niña de 13 años, identificada como Kenia Judith A., resultó con heridas de gravedad por las esquirlas del artefacto explosivo, y murió mientra era atendida en un hospital en la vecina ciudad de Cojutepeque, 32 km al este de la capital.

La policía abrió una investigación para identificar a los responsables del incidente.

El pandillero que era velado había muerto el jueves junto a otro de sus compañeros del Barrio 18 en el marco de un frustrado asalto a los pasajeros de un autobús de transporte colectivo que circulaba cerca de Cojutepeque.

En el fallido asalto también resultaron muertas otras dos personas, entre ellas un vigilante privado que sacó su pistola para enfrentar a balazos al grupo de al menos cinco pandilleros, matando a dos de ellos.

El Salvador vive una escalada de violencia generada principalmente por las peligrosas pandillas.
Cifras oficiales indican que entre el 1 de enero y el 5 de abril se registraron en el país 1.194 homicidios, 481 de ellos en marzo, el mes más violento en la última década.

La violencia también se ha traducido en la muerte de 23 policías y seis militares a manos de pandillas.

El viernes la prensa local dio a conocer un comunicado en que las pandillas se comprometen a respetar la vida de policías, soldados, guardias de las prisiones, jueces, funcionarios públicos y políticos, así como a reducir los asesinatos en general.

En las cárceles del país hay unos 10.000 pandilleros, pero en las calles hay otros 60.000, según estimaciones oficiales.