La liga de fútbol norteamericana (MLS) aplazó este martes el primer partido del Nashville SC, en el torneo de reanudación del campeonato a causa del contagio por coronavirus de cinco de sus jugadores.

La MLS, que sometió a otros cuatro jugadores del Nashville SC, club donde milita el costarricense Randall Leal, a pruebas adicionales, está evaluando si el equipo podrá participar en el torneo que arranca el miércoles en Disney World (Orlando, Florida) o si será la segunda franquicia en retirarse, tras el abandono del FC Dallas el lunes.

Por el momento, el juego entre el Nashville SC y el Chicago Fire FC, equipo del tico Francisco Calvo,  del miércoles se pospuso, por lo que la jornada inaugural del torneo 'MLS is Back' (La MLS ha Vuelto) únicamente ofrecerá el duelo local entre los equipos del estado de Florida, el Orlando City y el Inter Miami, copropiedad del inglés David Beckham.

La MLS explicó que dos jugadores del Nashville SC, equipo que llegó a Orlando el 3 de julio, dieron positivo por coronavirus durante el fin de semana y los otros tres recibieron los resultados la noche del lunes.

"Adicionalmente, cuatro jugadores recibieron resultados no concluyentes y requieren pruebas adicionales (...) La MLS continuará evaluando la participación de Nashville SC en el Torneo Especial MLS is Back luego de recibir los resultados de las pruebas adicionales", afirmó la liga.

El lunes, el FC Dallas fue retirado del torneo a causa del contagio de 10 de sus jugadores y de un miembro de su cuerpo técnico.

La liga detalló que hasta el lunes habían dado positivo por coronavirus 13 de los 557 jugadores que ya se encuentran en el hotel de concentración de Disney World, a los que ahora hay que sumar como mínimo los tres últimos casos del Nashville SC.

La MLS, cuya temporada regular está suspendida desde el 12 de marzo, organizó este torneo en la sede única del complejo deportivo de Disney World en un intento de mantener a los jugadores resguardados del virus.

En las últimas semanas, los casos en todo Estados Unidos se han disparado, y Florida ha sido particularmente afectada, con más de 100.000 nuevos contagios registrados desde mediados de junio.