Última Hora

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, expresó su preocupación este domingo por la democracia y las instituciones de Francia, tras tres semanas de protestas de los "chalecos amarillos".

"Estoy preocupado tras escuchar algunas declaraciones (...) sé cuán frágil es la democracia", dijo en una entrevista con las cadenas RTL/Le Figaro/LCI.

"Lean todas las declaraciones, incluso de algunos actores mayores (...) Escucho decir 'la insurrección está aquí, la insurrección está en marcha'. A mi parecer eso no es la República", señaló.

"Cuando escucho declaraciones en la plaza de los Campos Elíseos, según las cuales Macron terminará como Kennedy, estimo que hay riesgos para la República", insistió. 

"El peligro es el cuestionamiento de nuestras propias instituciones, de nuestra convivencia", advirtió Le Drian. 

"Hago un llamado a recomponerse, a través del diálogo, porque ésa es nuestra manera de ser", declaró.

El ministro se refirió también a una bala que recibió el viernes el diputado Benoît Potterie, miembro del partido presidencial La República en Marcha (LREM), acompañada del mensaje "la próxima vez la recibirás entre tus ojos".

"Es insoportable que un diputado reciba una bala en un sobre, son métodos de la mafia, debemos condenarlos colectivamente", urgió.

El ministro espera que las declaraciones de Emmanuel Macron, que hablará a principios de la próxima semana sobre esta crisis, pongan fin a "esta deriva", y pidió un "nuevo contrato social" con los franceses.

"Pienso que sus palabras serán lo suficientemente fuertes como para que el movimiento se detenga o, al menos, para que se disuada a los alborotadores", dijo. 

"El presidente de la República debe ahora fijar el curso principal de este movimiento para avanzar hacia un nuevo contrato social indispensable", dijo este peso pesado de la izquierda del gobierno centrista de Macron.