Última Hora

Barcelona, España | El técnico del Barcelona, Luis Enrique Martínez, admitió este domingo que su equipo jugó un "partido complicado" ante el Leganés (2-1) en Liga y afirmó que se quedaba "con la respuesta del equipo".

"Preveíamos que sería un partido complicado teniendo en cuenta de dónde veníamos y la situación vivida en Champions (derrota 4-0 el martes en París), al final es evidente que es una carga y nos ha costado, a pesar de empezar el partido de la mejor manera, haciendo gol y creo que jugando bastante bien, teniendo control del partido", dijo Luis Enrique tras el partido a la televisión Movistar.

"Pero con el paso de los minutos han empezado a hacernos transiciones, es evidente que en algunos momentos hubo falta de confianza, pero creo que el equipo ha dado la vuelta a un partido complicado, ha sido esta vez un penalti pero como estamos, bienvenido sea", añadió.

"Al final me quedo con la respuesta del equipo en los últimos minutos, con la respuesta de la afición incluso en los últimos minutos que nos ha apoyado y sé que es difícil, pero en estos momentos no necesita silbidos para los jugadores, necesita apoyo, cariño y darle la vuelta todos juntos", dijo Luis Enrique.

El técnico rechazó los pitos de la grada al portugués André Gomes, pero afirmó entender los que iban dirigidos a él.

"Eso sí, con eso no hay ningún problema, por eso soy entrenador y después de un resultado y actuación que vimos en Paris es evidente, lógica, no tengo ningún problema, acepto cualquier crítica", afirmó Luis Enrique.

"Pero los que están en el campo necesitan estar en el mejor estado posible... Los partidos son difíciles en sí y si encima hay un añadido así no creo que nos ayuden", recordó.