Última Hora

El astro francés del PSG Kylian Mbappé regresa el martes a la Champions League, siete meses después de la humillante eliminación ante el Manchester United en octavos de final de la pasada temporada.

Así pues, no es de extrañar que el campeón del mundo esté ansioso por reencontrarse con la competición más prestigiosa, luego de no haber podido participar a mediados de septiembre en el duelo en el Parque de los Príncipes ante el Real Madrid (3-0), a causa de una lesión en el muslo izquierdo que lo apartó de los terrenos de juego durante un mes.

Su regreso a la competición de las estrellas será en el caliente estadio del Galatasaray, un recinto que dispensa a los astros del balón recibimientos de una hostilidad a la altura de su talento.

Aunque aún queda por saber si Mbappé formará parte del once de inicio o se quedará en el banco.

Pero visto su remarcable regreso a la competición el sábado en Burdeos, y dada la nueva ausencia de Neymar, que purgará su segundo y último partido de suspensión, el técnico Thomas Tuchel podría optar por alinearlo de inicio.

Es sólo el "inicio de mi regreso", relativizó Mbappé el sábado, después de haber jugado sólo 30 minutos y asistir a Neymar en el único gol del partido.

- La Champions, objetivo prioritario -

Tuchel, aunque apreció su buena actuación, prefirió mostrarse prudente.

"Él me dijo que los 30 minutos fueron agotadores. Tenemos que estar muy atentos y ser muy serios con los minutos", explicó el técnico alemán.

Sin Neymar, ni Cavani -todavía de baja por lesión- y con Mauro Icardi escaso de rodaje, a Tuchel no le restan muchas alternativas para componer su línea ofensiva.

Pero por encima de la cautela obligada por su reciente lesión, podría pesar más el hambre de Mbappé por brillar en una competición que es su objeto de deseo.

Y aunque aún no ha levantado la 'Orejona', la Champions se le da especialmente bien. En 24 partidos en la competición el prodigio galo suma 14 goles, los mismos por ejemplo que Zinedine Zidane en toda su carrera.

Pero sobre todo, a su edad, 20 años, Lionel Messi sólo contaba dos goles, y Cristiano Ronaldo ninguno.

Hoy el portugués y el argentino son los dos mejores goleadores de la historia de la competición (126 goles para Ronaldo y 112 goles para Messi).

Siete meses atrás, el último intento del PSG en la competición acabó en humillación, tras una derrota 3-1 en París ante el Manchester United. Ello después de que el partido de ida resultase un paseo para el PSG, con un gol de Mbappé (2-0).

- 'Se juega con 10 más, no uno solo"' -

Un día después de aquel fracaso Mbappé apareció especialmente afectado.

"No logré dormir, es difícil, trabajamos mucho para llegar a ese momento", confesó.

"Creo que mucha gente duda, dudarán en el futuro, pero yo sigo creyendo en este proyecto, lograremos hacer algo grande", señaló en aquel momento.

Tras un verano (boreal) de desconexión en Estados Unidos, el delantero ha regresado con ganas de Champions.

"Lo más importante es conquistar la Liga de Campeones porque ganar el Balón de Oro no queda en la historia, porque tú juegas con diez jugadores y no solo", afirmó al micrófono de la cadena estadounidense ESPN, en plena gira para darse a conocer al otro lado del Atlántico.

"Si jugase a tenis, yo diría el Balón de Oro porque en el tenis tú juegas solo. El fútbol es un deporte de equipo y yo creo que si uno quiere ganar el Balón de Oro, primero hay que ganar la Liga de Campeones", opinó.

Para él, la conquista comienza el martes en Estambul.