Última Hora

El París Saint Germain le propinó un baile con goleada incluida al Barcelona al derrotarlo 1-4 en el propio Camp Nou y encaminó así la serie de octavos de final de la Champions League que ahora se decidirá en 22 días en tierras francesas.

La gran figura del juego fue la estrella francesa Kylian Mbappé que sumó un triplete que dejó tendido al Barça en su propia cancha.

Por su parte, el portero costarricense Keylor Navas fue punto alto bajo los tres palos del cuadro parisino con acciones importantes, sin embargo poco pudo hacer para detener el penal del argentino Lionel Messi.

El primero en calentarle las manos fue el francés Antoine Griezmann al minuto 13’ que lo obligó a salir de su arco.

Más tarde, su compañero Kurzawa cometía un penal tras un tropiezo sobre De Jong que sancionaría el árbitro central.

El penal lo concretaría Leo Messi por encima del lado izquierdo de Navas al 27’. El tico poco pudo hacer pese a adivinar el lado de su lanzamiento para el 1-0 a favor del Barcelona.

Este fue el noveno gol que le convierte el argentino al costarricense vistiendo la camiseta blaugrana.

Pero el PSG siguió por su buen camino y comenzó a dominar las acciones hasta que en una enorme jugada colectiva consiguió el empate por intermedio de Kylian Mbappé, la principal figura parisina en el Camp Nou.

Mbappé apareció en el área y acribilló a Ter Stegen para el 1-1 al 32’ que metía en problemas al Barça.

La estrella parisina volvería a ser vital en el juego al 65’ con el gol de la remontada, tras un mal despeje de Piqué que le dejó servido el 1-2 al francés para alegría de los visitantes.

El tercero llegaría por intermedio del italiano Moisés Kean cinco minutos después, al ingresare solo en el área y anotar de cabeza el 1-3 que parece encaminar la clasificación a cuartos de final.

Cerca del final, el tico tuvo un mal despeje ante el acecho de Griezmann que casi termina en gol y que bien pudo meter a los blaugranas en la serie.

Finalmente, Mbappé aparecería para sentenciar la serie con un verdadero golazo al ángulo que dejó sin respuesta a Ter Stegen para el 1-4 definitivo al 85’.

Ahora la vuelta se disputará el próximo 10 de marzo en París donde el Barça necesitará prácticamente un milagro para seguir con vida en la Champions.