Última Hora

La aparición de una manada de elefantes en las calles de una ciudad, en China, tiene desconcertados a los científicos.

Todavía no tienen una respuesta de por qué han abandonado la selva y llegado hasta el centro de esa ciudad, cruzando carreteras y atravesando cultivos que, además, se han comido.

Se trata de 15 elefantes que las autoridades vigilan para que, en su camino, no se produzcan altercados con los humanos.

Algunos especialistas aseguran que cada grupo de estos animales es distinto y algunos pueden ser más “aventureros” que otros.

La investigadora Becky Shu Chen aseguró al medio chino The South China Morning Post que la manada podría haber sido movilizada por el estrés y el pánico, la pregunta sería ¿de qué?

Según los registros de los investigadores, el último movimiento de este tipo tuvo lugar probablemente hace unos 400 años, cuando vagaban desde los bosques del sur de la provincia de Yunnan hasta las aguas del Río Amarillo o Huang He.

El medio oriental cita que China cuenta con el 1 %, alrededor de 300 elefantes asiáticos salvajes, del total de su población mundial y su hábitat se delimita a las partes del sur de Yunnan.

El área se urbanizó velozmente y el hábitat original de estos animales se vio reducida, fragmentado los bosques entre carreteras, ciudades y campos.