Última Hora

Berlín, Alemania | A tres meses del inicio de la Eurocopa de 2021, el seleccionador de Alemania, Joachim Löw, mantiene el suspense sobre la continuidad de jugadores como Müller, Boateng o Hummels, campeones del mundo en 2014 que siguen sin ser convocados.   

Alemania comenzará este jueves su ronda de partidos de clasificación para la Copa del Mundo de 2022. El combinado germano se enfrenta en casa a Islandia (25 de marzo) y Macedonia del Norte (31 de marzo), y de visitante en Rumanía (28 de marzo). 

"En el fondo, trabajamos también para preparar la Eurocopa", admitió el seleccionador el miércoles, consciente de que los próximos partidos, contra rivales más débiles, suponen el último test oficial antes del inicio del torneo europeo (del 11 de junio al 11 de julio), donde cayó en el "grupo de la muerte" con Francia, Portugal y Hungría. 

A pesar de haber puesto a una parte de los medios y de los aficionados en su contra, "Jogi" Löw no se desdice de su decisión de excluir de la selección a varios campeones de 2014, tras el fiasco del Mundial de 2018. Exceptuando a Manuel Neuer y Toni Kroos, veterano como Müller, Boateng y Hummels siguen sin ser convocados aunque rindan a gran nivel en sus clubes.   

- "Con total libertad" -

Desde 2018, el seleccionador germano defiende su estrategia de dar a la nueva generación de los Süle, Werner, Sané o Kimmich, "tiempo y espacio para afianzarse", algo que volvió a recordar el miércoles. Sin embargo, deja la puerta abierta a un cambio de opinión de último momento, de cara a la Eurocopa: "Veremos en mayo dónde estamos, lo que nos falta y lo que necesitamos para ser competitivos", afirmó.   

A principios de marzo el entrenador, en el puesto desde 2006, lanzó la bomba de su marcha tras la Eurocopa, sea cual sea el resultado.  

Lo que, para algunos expertos, le deja las "manos libres" para convocar a los veteranos. "Puede escoger con total libertad los jugadores [ya que] no se tiene que preocupar por el desarrollo del equipo", explica Jürgen Köhler, campeón del mundo en 1990. 

- Humillación histórica - 

La Eurocopa puede coronar el final de una carrera como seleccionador que tuvo a Alemania en lo más alto de las competiciones internacionales: Campeón del mundo en 2014, subcampeón de la Eurocopa 2008, semifinalista en 2010 en el Mundial de Sudáfrica y semifinalista en la Eurocopa 2012.  

Esta semana, la selección alemana buscará no solo hacer olvidar la debacle del Mundial de 2018 en Rusia, donde no pasó de la primera fase (algo que no ocurría desde 1945), sino también la humillante histórica de noviembre contra España en la Liga de Naciones, un 6-0 que casi le cuesta el puesto a Löw.