Última Hora

London, Reino Unido | Con dos goles anulados a través del VAR, el Liverpool (1º) empató 1-1 en su visita al Brighton (16º), que logró su gol en la prolongación, este sábado en la décima jornada del campeonato inglés, ofreciendo la posibilidad al Tottenham (2º) de situarse como líder en solitario.

Después de una primera parte en la que el árbitro anuló a través del VAR un gol a los Reds por un fuera de juego milimétrico (34) de Mohamed Salah, el vigente campeón de la Premier se puso por delante a la hora de juego con un tanto del portugués Diogo Jota, que acertó con un disparo raso y preciso.

De nuevo un fuera de juego señalado con el VAR supuso la anulación de un tanto de los Reds, en este caso de Sadio Mané (82), que había empezado el partido en el banquillo.

El Brighton, que en la primera parte rozó el gol en el 10, cuando Aaron Connolly falló un mano a mano ante Alisson, tuvo dos penales a favor. Primero en el 20, cuando el francés Neal Maupay lanzó fuera. Se retiró seis minutos después lesionado.

Luego su gol llegó en el segundo penal, también señalado con el VAR, que transformó el alemán Pascal Gross (90+3) en el último suspiro.

"Intentas crear a mi costa un titular. Si digo que no fue y que el árbitro lo señaló... Lo intentas, como siempre, todo el tiempo. Hoy dije que fue penal, tú no estás contento con la respuesta, así que guarda las respuestas tú mismo", señaló el técnico de los Reds Jurgen Klopp en un acalorado intercambio con un periodista de televisión.

Batido por el Atalanta esta semana en Liga de Campeones (2-0) tras un partido mediocre, el Liverpool vive un periodo difícil, con una larga lista de bajas.

Tiene un punto de ventaja sobre el Tottenham, que juegan el domingo el duelo estelar del fin de semana en la cancha del Chelsea, tercero a tres unidades del vigente campeón. Un triunfo supone el liderato en solitario para los Spurs.