Última Hora

El Liverpool aprovechó dos graves errores defensivos del RB Leipzig para imponerse 2-0 en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones en un partido disputado este martes en el Puskas Arena de Budapest.

El egipcio Mohamed Salah (53) y el senegalés Sadio Mané (58), alineados en ataque junto al brasileño Firmino, formando el poderoso tridente ofensivo de los 'Reds', fueron los autores de los goles de la victoria que acerca al Liverpool a los cuartos de final de la 'Champions'.

El Liverpool, que prácticamente se ha despedido de sus opciones de revalidar el título de la Premier tras sumar cinco derrotas en los últimos 10 partidos (y 9 puntos de 30 posibles), logró olvidarse de sus problemas en el campeonato nacional para dar su mejor versión en Europa.

El arquero brasileño Alisson, 'culpable' de buena parte de los goles encajados por el Liverpool en los últimos partidos, también volvió a demostrar su mejor nivel, salvando con buenas atajadas que su equipo encajase un gol, rompiendo una racha de siete partidos encajando al menos un tanto.

El RB Leipzig, por su parte, tendrá ahora tres semanas para recuperarse de este golpe e intentar dar la sorpresa en Anfield el próximo 10 de marzo, aunque la misión parece casi imposible para los alemanes.

El partido se disputó en el Puskas Arena de Budapest, donde el Leipzig tuvo de trasladar el partido después de que el gobierno alemán prohibiese la entrada en su territorio de cualquier ciudadano que proceda de una de las zonas con variantes del covid, como es el caso del Reino Unido.

Goles de Salah y Mané.

El encuentro comenzó equilibrado y el español Dani Olmo estuvo cerca de abrir el marcador tras cabecear un centro de su compatriota Angeliño, pero Alisson salvó en la línea (5).

Tras esa primera acción local, el Liverpool se adueñó de la pelota y dispuso de las mejores ocasiones de gol, aunque la actuación del arquero húngaro Peter Gulacsi salvó a su equipo con tres atajadas de merito (15, 24 y 33).

La segunda parte comenzó como la primera, con una acción de Alisson evitando el tanto local, en un disparo del francés Christopher Nkunku (47), pero el Liverpool no se dejó impresionar y logró ajustar el punto de mira para convertir las ocasiones en goles.

Salah aprovechó un regalo de la defensa alemana para plantarse solo ante Gulacsi y batirle por bajo para abrir el marcador (53).

Y apenas cinco minutos después fue Salah el que se benefició de otro error defensivo local para anotar el segundo con el que dejar la eliminatoria casi sentenciada a favor del Liverpool (58).