Última Hora

El líder de la mayoría republicana del Senado mantuvo este lunes su apoyo al presidente de Estados Unidos, Donald Trump - que se niega a reconocer su derrota frente a Joe Biden- y afirmó que el mandatario "está en su derecho" de investigar las denuncias de irregularidades en las elecciones. 

"El presidente Trump está en su derecho al 100% a investigar las denuncias de irregularidades y a sopesar sus acciones legales", indicó Mitch McConnell en el pleno del Capitolio en un momento en que la postura sin precedentes de Trump de no reconocer su derrota agita el debate político en Estados Unidos.

El republicano que dirige la bancada mayoritaria dijo que "si esta vez se hubiera producido una irregularidad de una magnitud que afectara el resultado, entonces todos los estadounidenses deberían desear que éstas sean expuestas". 

"Si los demócratas se sienten confiados en que esto no ha ocurrido, entonces no tienen ninguna razón para temer un escrutinio adicional", agregó McConnell. 

Trump y su equipo insisten en que la carrera no ha termina y varios legisladores republicanos han pedido al presidente que no reconozca su derrota, pese a que los medios estadounidenses proyectaron el sábado que Biden ganó las elecciones con 279 votos electorales, sobrepasando los 270 necesarios para su victoria. 

El mandatario lanzó varias ofensivas en estados donde la carrera fue muy reñida y especialmente en el bastión clave de Pensilvania, donde Biden tiene un ventaja de 45.000 votos equivalentes a 0,67%, según los medios. 

El futuro de McConnell como jefe de la bancada de mayoría está en suspenso, pero cada vez se reducen más las expectativas que tenían los demócratas de arrebatarles el control de la Cámara Baja. 

"El presidente tiene todo el derecho a investigar las denuncias y pedir un recuento, según lo que dice la ley", insistió y luego pidió a los demócratas que no "den sermones" sobre cómo el presidente debería aceptar inmediatamente y con alegría los resultados preliminares de las elecciones. 

Acusándolos a ellos de haber pasado cuatro años "negándose a aceptar la validez de los resultados de la última elección (la de 2016)". 

"Un par de indagaciones legales del presidente no implican el final de la república", concluyó.