Última Hora

La mujer policía que mató de un disparo a un joven negro cerca de Minneapolis fue imputada por cargos de homicidio involuntario, y luego liberada con medidas cautelares, en momentos en que esta ciudad estadounidense es escenario de nuevas protestas.

El clima ya era tenso en esta ciudad del medio oeste de Estados Unidos donde se celebra el juicio contra el exagente que ultimó al afroestadounidense George Floyd el año pasado, cuando Kim Potter, que es blanca, disparó contra Daunte Wright, un joven negro de 20 años el domingo.

"Los agentes detuvieron a Kim Potter aproximadamente a las 11h30" locales, dijo la Oficina de Aprehensión Criminal de Minnesota en un comunicado.

Potter, con 26 años de experiencia en la policía, podría ser condenada a un máximo de 10 años de cárcel de ser hallada culpable.

La mujer de 48 años renunció a la fuerza policial tras el incidente en el que alega haber confundido su Taser (pistola inmovilizadora) con el arma de servicio cuando disparó contra Daunte en un control de tráfico.

Tras ser detenida, fue liberada bajo una fianza de 100.000 dólares y debe presentarse a la corte el jueves para una audiencia preliminar, según medios locales.

"Si bien apreciamos que el fiscal de distrito esté buscando justicia para Daunte, ninguna condena puede devolver a la familia Wright a su ser querido", dijo el abogado de la familia, Ben Crump, tras el arresto.

"Esto no fue un accidente. Fue un uso intencional, deliberado e ilegal de la fuerza", agregó.

"Seguiremos luchando para que Daunte, su familia y todas las personas de color marginadas obtengan justicia. Y no nos detendremos hasta que haya una reforma policial y judicial significativa", aseveró el abogado.

Protestas y disturbios

La muerte de Wright desató nuevas protestas en Minneapolis, en el estado de Minnesota, donde la tensión racial aumenta en medio del juicio por asesinato y homicidio culposo contra el expolicía Derek Chauvin por la muerte de Floyd.

Los manifestantes se enfrentaron a las fuerzas policiales el miércoles por cuarta noche consecutiva.

La policía antidisturbios lanzó gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes reunidos fuera de la comisaría de Brooklyn Center, el suburbio donde tuvo lugar el incidente que terminó con la vida de Wright.

"No puedo respirar"

A unos 14 kilómetros de ahí, el juez que preside el juicio contra Derek Chauvin rechazó más temprano el miércoles una moción de la defensa para absolverlo por la muerte de Floyd.

El abogado defensor Eric Nelson planteó una moción de absolución, alegando que los fiscales no pudieron probar su caso contra Chauvin, un hombre blanco de 45 años, más allá de toda duda razonable.

El video del arresto de Floyd, -por presuntamente pagar con un billete falso de 20 dólares-, el 25 de mayo de 2020, desató protestas contra la injusticia racial y la brutalidad policial en Estados Unidos y en todo el mundo.

Las imágenes muestran a Chauvin, que es blanco, arrodillado sobre el cuello del hombre negro de 46 años durante nueve minutos mientras yace en el suelo esposado y dice repetidamente "no puedo respirar".

El martes, las familias de Wright y Floyd se reunieron para exigir el fin de la brutalidad policial y el asesinato de afroamericanos desarmados a manos de policías blancos.

"¿Lo llaman error? ¿Un arma por un Taser? Es inaceptable", dijo el sobrino de Floyd, Brandon Williams. "El hecho de que seas la ley no significa que estés por encima de la ley", agregó.

"Le disparé"

Las imágenes de la cámara corporal de los policías muestran a los agentes sacando a Wright de su automóvil tras detenerlo por una infracción de tráfico y descubrir que tenía una orden pendiente.

Cuando lo intentan esposar, Wright se resiste y regresa al auto. La mujer policía grita: "¡Taser! ¡Taser! ¡Taser!", pero luego se escucha un disparo.

"Maldita sea, le disparé", dice la mujer.

"Estas situaciones muestran el rigor excesivo de la policía hacia la comunidad negra", afirmó el activista de derechos civiles Al Sharpton.

"Creo que si Wright o George (Floyd) hubieran sido de un color diferente en una comunidad diferente, a lo sumo les habrían impuesto una multa, pero no estarían muertos", agregó.

Imran Ali, subdirector de la división criminal del condado de Washington, donde se ubica Brooklyn Center, prometió "procesar enérgicamente" el caso y dijo tener "la intención de demostrar que la oficial Potter abandonó su responsabilidad de proteger al público cuando usó su arma de fuego en lugar de su pistola Taser".

Las autoridades colocaron un vallado en torno a la casa de Potter, en el norte de Brooklyn Center, y patrullaban la zona luego de que manifestantes amenazaran con atacar su propiedad.