Última Hora

La eventual salida de Messi del Barcelona no se ha confirmado y menos aún cómo podrá dejar el Camp Nou. Esto no ha sido impedimento para que ya se barajen los nombres de los equipos a los que podría llegar la estrella argentina.

Lo primero que hay que tomar en cuenta es que si La Pulga no logra quitarse de encima la cláusula de 700 millones de euros por tener contrato con los azulgranas, cualquier movimiento se podría complicar.

Inter de Milán, Paris St. Germain y Manchester City parecen tomar la delantera en la carrera firmar al atacante.

Los tres equipos comparten una particularidad: sus dueños son grandes corporaciones con cuentas bancarias capaces de pagar cualquier capricho.

Mientras el City y el PSG están ligados al Abu Dhabi y Catar, respectivamente, los de Milán cuentan con capital chino. City Football Group es el dueño de los Citizens, Qatar Sports Investment del PSG y Suning Holdings Group del Inter.

Al analizar las situaciones de cada uno saltan a la vista dos nombres: Pep Guardiola y Kun Agüero, ambos del Manchester City.

“Junto a Guardiola vivió los mejores años de su carrera y con pocos técnicos tuvo tanta complicidad como con el de Santpedor. Guardiola supo sacar el mejor rendimiento de Messi y esa es la gran baza del City”, apunta mundodeportivo.com

Mientras que as.com apunta a que hace “meses que Massimo Moratti, expresidente interista, habla de esta posibilidad que nunca había sido tomada en serio. Pero la propiedad del Inter, con Steven Zhang a la cabeza, sueña hace años con Messi. Hace meses, sorprendió una imagen del Duomo con el argentino vistiendo la camiseta del Inter. Una proyección gigantesca que sorprendió puesto que vestía con la zamarra neroazzurra a Messi”.

Además, no es detalle menor que el padre Lio haya fijado residencia en Milán en los meses recientes.

En el caso del PSG de Keylor Navas, el argentino podría compartir tridente con Mbappé y Neymar.

Todas estas especulaciones traen a la palestra otro punto: el Fair Play Financiero.

En el 2011 la UEFA instauró este reglamento, que busca paridad entre los equipos, limitando el gasto en contrataciones, por lo que mucho de lo que suceda de ahora en adelante dependerá de la negociación entre Messi y el Barcelona.