Última Hora

Lausana, Suiza | El presidente de la FIFA Gianni Infantino, objeto de un proceso penal en Suiza desde el jueves, "respetará toda decisión de la Comisión de Ética" de la instancia, aseguró este lunes el secretario general adjunto del máximo órgano futbolístico Alasdair Bell.

"No tengo ninguna duda sobre el hecho que Gianni Infantino respetará toda decisión  de la Comisión de Ética", declaró Bell, para quien no existe, no obstante, "ninguna prueba de un comportamiento criminal o contrario a la ética".

El domingo, la FIFA hizo público un comunicado en el que informó que el presidente seguirá ejerciendo su cargo pese al proceso penal abierto por la justicia suiza.

La FIFA no precisó este lunes si la Comisión de Ética, órgano de justicia interna de la instancia, ha abierto o no una investigación a Infantino.

Esta comisión "deberá llevar a cabo su propio análisis y tomar su propia decisión (...) En ese caso, debe evaluar si existen elementos serios que puedan justificar una suspensión", reiteró Bell.

Interrogado por la ausencia de Infantino en la videoconferencia de prensa, Bell aseguró que el presidente de la FIFA estará "disponible y hablará con los medios con el fin de limpiar su nombre".

- "Nada que ocultar" -

"Tanto la FIFA como el señor Infantino no tenemos nada que ocultar, queremos ser transparentes", añadió el jurista escocés.

El fiscal federal extraordinario, Stefan Keller, abrió el pasado jueves un proceso penal contra Infantino al considerar que existen "elementos constitutivos de un comportamiento punible".

En concreto, la justicia suiza investigará si Infantino cometió "abuso de autoridad", "violación del secreto de función" y "obstaculización de la acción penal", explicó la fiscalía suiza.

El origen del proceso es un encuentro de Infantino con el fiscal general Michael Lauber y con el primer fiscal de Haut-Valois, Rinaldo Arnold, contra el que también se ha abierto un proceso penal.

Este lunes, Bell repitió que no existe "ningún elemento factual" que justifique la apertura de este proceso, "a menos que reunirse con el fiscal se haya convertido en un crimen".

Lauber dimitió de su cargo el pasado 24 de julio después de meses en el disparadero por su gestión en los procesos relativos al FIFAgate, el vasto escándalo de corrupción que afectó a la máxima instancia futbolística en 2015.

Varias reuniones informales entre este magistrado e Infantino, en 2016 y 2017, fueron reveladas por la prensa y sobre todo por Football Leaks en 2018, lo que hacía sospechar una supuesta colusión.

La Comisión de Ética de la FIFA ha pronunciado en los últimos años varias suspensiones provisionales contra ex altos dirigentes de la instancia que están implicados en procesos judiciales.

Así, en el otoño (boreal) de 2015, el expresidente de la FIFA Sepp Blatter y el entonces presidente de la UEFA Michel Platini fueron suspendidos de manera provisional durante tres meses pocos días después de declarar en el marco de una investigación de la justicia suiza por un pago de 2 millones de francos suizos (2,1 millones de dólares), sin contrato escrito, a Platini, supuestamente por un trabajo de asesoría que había terminado en 2002.

Blatter fue finalmente suspendido por seis años y Platini por cuatro.

El exsecretario general de la FIFA, el francés Jérôme Valcke, sospechoso de estar implicado en un asunto de reventa de entradas en el Mundial-2014, fue suspendido por un periodo de 10 años.

Miembro del Comité Olímpico Internacional (COI) desde el pasado mes de enero, Infantino podría también ser objeto de un proceso por parte de la Comisión de Ética de la instancia olímpica.

Interrogado este lunes por la AFP, el COI indicó que la directora de esa comisión, Paquerette Girard Zappelli, "sigue la situación y por el momento no puede hacer comentarios", recordando que "la presunción de inocencia prevalece".