Última Hora

Indonesia no solo debe luchar con más de 3.500 casos de coronavirus, sino que además se está enfrentando a una nueva erupción del volcán Anak Krakatau o Krakatoa.

La columna de humo y ceniza se elevó 500 metros sobre el cráter (1.640 pies). Se trataría de la mayor erupción registrada desde el 2018, cuando se colapsó la isla y causó un letal tsunami en la costa de Sumatra y Java que mató a 430 personas.

Hasta el momento las autoridades locales no reportan víctimas mortales y mantienen una alerta de nivel 2 de las 4 escalas que manejan.

El fenómeno generó una gran cantidad de cenizas que recorrió hasta 15 kilómetros en el aire.

La primera erupción comenzó en torno a las 21.58 (hora local) y duró un minuto y 12 segundos, seguido de una nueva detonación, la más potente, a las 22.35 (hora local), que se prolongó durante 38 minutos y 4 segundos, que arrojó una columna de cenizas de 500 metros de altura hacia el norte, según el comunicado escrito en el Jakarta Post.

Las erupciones continuaron hasta las 5 de la madrugada (hora local) de este Sábado Santo, según indicó la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres (BNPB).

El volcán se encuentra en la provincia de Lampung, su nombre significa hijo de Kratakau. En 1883 generó una erupción considerada como uno de los mayores desastres naturales de los últimos 200 años. Donde murieron más de 36.000 personas y las explosiones se escucharon a más de 3.000 kilómetros a la redonda.