Última Hora

Un hombre vestido con traje medieval y armado con un sable mató a dos personas e hirió a otras cinco el sábado por la noche en la canadiense ciudad de Quebec, informó la policía, que aseguró que en principio el atacante no está "asociado a un grupo terrorista".

Durante la celebración de Halloween (Noche de Brujas), "nos sumergimos en una noche de horror cuando un hombre de 24 años, que no vive en Quebec, se acercó a nosotros con la intención de causar el mayor número de víctimas posible", explicó este domingo el jefe del servicio de policía de Quebec, Robert Pigeon. 

"Todo parece indicar" que el sospechoso, armado con un sable japonés y disfrazado con un traje medieval, "habría elegido sus víctimas al azar", añadió.

El atacante, que fue arrestado la madrugada del domingo después de una persecución por las calles del Viejo Quebec, perpetró las agresiones en el centro histórico de la ciudad, cerca del Chateau Frontenac y la Asamblea Nacional, la zona más turística de la capital de esta provincia francófona.

El jefe policial Pigeon aseguró que dos de las víctimas eran franceses residentes en Quebec desde hace algunos años, sin especificar si estaban entre los muertos o los heridos.

La vida de los cinco heridos no está comprometida, explicó, aunque precisó que algunos sufrieron "laceraciones significativas".

"Todo Quebec está de luto esta mañana", lamentó la vice primera ministra de la región, Geneviève Guilbault, al denunciar los actos "bárbaros".

Mientras que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, denunció una "terrible tragedia", al reaccionar al ataque la noche del sábado en Twitter.

"Un asesino caminando por ahí"

Karin Lacoste, residente de la ciudad de Quebec, iba a comprar comida en la noche cuando vio a varios policías armados con chalecos antibalas.

"Uno de ellos me dijo '¡corre a casa porque hay alguien caminando por ahí, es un asesino y ha matado gente!'", relató a la cadena LCN, asegurando que estaba "muy asustada".

Según tres testigos citados por el diario de Quebec Le Soleil, el atacante degolló a su primera víctima cerca del hotel Chateau Frontenac y había "mucha sangre".

El hombre habría asesinado a la segunda persona en la calle des Remparts, y en su camino hacia el Viejo Puerto hirió a las otras víctimas, según el periódico.

El sospechoso se entregó a la policía y en el momento de su arresto estaba tendido en el suelo, descalzo e hipotérmico, informó Le Soleil, mientras las autoridades aseguraron que el atacante fue "transportado a un hospital para ser evaluado".

Se prevé que el sospechoso, originario de Montreal, comparezca ante la justicia por videoconferencia durante el día. 

"Creo que planeó el ataque", dijo Pigeon, al subrayar que el joven había "verbalizado su deseo de actuar" hace cinco años, pero no tenía antecedentes penales.

El alcalde de Quebec, Régis Labeaume, se refirió a los hechos "como alucinantes, terroríficos" y que "sobrepasan el entendimiento", a la vez que evocó problemas de "salud mental" del sospechoso.

Debido a la pandemia de coronavirus, las calles del centro histórico de Quebec estaban poco transitadas en el momento de los ataques, dijo a la AFP el periodista independiente Jordan Proust.

"La mayoría de los niños que celebraron Halloween lo hicieron por la tarde", explicó.