La presión crecía el miércoles sobre el gobierno británico para que aumente los tests de coronavirus, en plena propagación de la enfermedad por el país donde se cobró la vida de un niño de 13 años.

Un ministro de Boris Johnson, el titular de Vivienda Robert Jenrick, afirmó a Sky TV que el ejecutivo busca aumentar las pruebas realizadas diariamente hasta alcanzar las 25.000 a "mediados de abril".

Según cifras divulgadas el martes, en el Reino Unido han muerto 1.789 personas enfermas de covid-19, dos de las cuales tenían 13 y 19 años y ningún problema de salud conocido.

"Cada muerte es una tragedia, pero la muerte de dos jóvenes es aún más preocupante", reconoció Jenrick, esta vez en declaraciones a la BBC.

Numerosos diarios dedicaban sus portadas a la escasez de tests y el Daily Mail incluso instó al gobierno a "arreglar este fiasco ahora".

Las autoridades británicas son por el momento incapaces de realizar tantas pruebas como prometieron, frente a la dificultad para procurarse el material para realizar los tests en un contexto de competencia entre países.

Jenrick prometió "aumentos significativos" en el número de tests diarios, esperando pasar de los 8.000 actuales a a "15.000 pruebas" en los próximos días.

Hasta ahora, el Reino Unido ha realizado 143.000 pruebas, de las cuales unas 25.000 personas dieron positivo, incluidos el primer ministro Boris Johnson y su ministro de Salud Matt Hancock.

En comparación, Alemania, que a menudo se presenta como paradigma en Europa, está realizando entre 300.000 y 500.000 semanales.

Pero "gran parte de la industria mundial de la biotecnología y el diagnóstico tiene su sede en Alemania", señaló un funcionario a Público, por lo que "Alemania tiene una ventaja natural".