Última Hora

Sídney, Australia | El gigante minero australiano BHP fue autorizado a destruir 40 sitios del patrimonio aborigen en el oeste de Australia, anunció el gobierno local, días después de que Rio Tinto infligiera daños irreversibles a grutas prehistóricas.

Representantes de la comunidad aborigen se declararon "profundamente conmocionados y entristecidos" por el hecho de que el grupo minero angloaustraliano Rio Tinto haya destruido un lugar que fue habitado hace más de 46.000 años por aborígenes, durante las obras con explosivos para ampliar una mina de hierro, autorizadas por el gobierno del Estado de Australia Occidental

El ministro de Asuntos Aborígenes de este Estado, Ben Wyatt, anunció el jueves haber aprobado la demanda de BHP de destruir 40 sitios aborígenes.

Dio la luz verde el 29 de mayo, tan sólo tres días después del anuncio de las destrucciones cometidas por Rio Tinto que provocaron gran conmoción en parte de la población.



BHP interpuso una demanda de destrucción de estos sitios en el marco de la expansión de la mina de hierro de South Flank, en la región de Pilbara.

Esta mina se sitúa en las tierras tradicionales del pueblo Banjima, cuyos representantes cerraron en 2015 un acuerdo para la explotación de la zona. Ello implicaba la protección de 72 sitios de gran importancia cultural, así como compensaciones financieras para la población Banjima.

La población Banjima no ha presentado recurso contra la última demanda de BHP. Pero en virtud de las leyes del Estado, el acuerdo de 2015 hace que no esté implicada en el proceso de aprobación gubernamental.

Wyatt, que es aborigen, dijo que trabajaba en una reforma de las leyes sobre el patrimonio para que los grupos mineros negocien directamente con las poblaciones aborígenes el impacto de sus proyectos industriales.