Última Hora

Milán, Italia | Con el 9 en la espalda y un fútbol desacomplejado y de alto nivel, el centrocampista de 17 años Pablo Páez Gavira 'Gavi' se convirtió en el jugador más joven en debutar con la selección española, en el triunfo 2-1 ante Italia, este miércoles en semifinales de la Liga de Naciones.

El jugador del Barça, que ha roto récords de precocidad al ser llamado con la Roja, sin pasar por la sub-21, saltó como titular al césped de San Siro (Milán) con 17 años y 62 días.

"Juega como en el patio de su casa, es totalmente anormal que haya un jugador con esa personalidad y ese fútbol a los 17 años", le dedicó el seleccionador español Luis Enrique.

"Es un muy buen jugador a pesar de su edad, tiene mucha calidad y me parece que España, generación tras generación, tiene mucho talento", añadió el italiano Mancini.

- Récord de 85 años -

El joven centrocampista supera el récord de Ángel Zubieta Redondo, que vistió la elástica roja por primera vez con 17 años y 284 días en 1936 en un partido amistoso contra Checoslovaquia (1-0 para los checoslovacos).

El tercer jugador más joven en debutar con España fue Ansu Fati, compañero de Gavi en el Barcelona, que jugó por primera vez con España con 17 años y 308 días en septiembre de 2020 en un partido de la Liga de Naciones contra Alemania en Stuttgart (1-1).

El debut de Gavi con la Roja supone un paso de gigante para el joven centrocampista azulgrana, que apenas ha disputado 363 minutos con el primer equipo del Barça.

"Es un interior puro, muy al estilo Barça, muy interesante con balón, o sin, aporta cosas suficientemente interesantes para traerlo. Quiero verlo en el contexto de la selección y ver su respuesta a lo que pedimos", decía la pasada semana Luis Enrique.

Pero rápidamente se disiparon las dudas. Gavi compartió centro del campo con el capitán Sergio Busquets y Koke, con el que intercambió bandas.

En un primer tiempo de pierna fuerte, con ambos equipos cobrándose facturas de los duelos de los últimos años, el chaval que hace poco más de un año era cadete optó por no tomar riesgos.

Valioso en las ayudas defensivas, escurridizo entre líneas y seguro con el balón en los pies, fue importante en la primera parte, cuando se construyó la victoria española con los goles de Ferran Torres (17 y 45+2).

En el minuto 13 apareció en el momento justo para cortar con falta un eslalon de Federico Chiesa, que había driblado a varios jugadores de la Roja en campo propio lanzando un contraataque.

- La alternativa a Yéremy Pino -

Con 2-0 a favor e Italia con un jugador menos debido a la expulsión de Leonardo Bonucci antes del descanso, Gavi tenía la ocasión de mostrar su calidad en la segunda parte.

El partido estaba de cara y la Roja se divertía. Gavi se soltaba con algún lujo, como un reverso y un pase al hueco que no alcanzó ningún compañero (49).

También se las vio en algún lance con Giorgio Chiellini, el rugoso monumento de la Azzurra de 37 años, que debutó como internacional en noviembre de 2004, apenas tres meses después de que naciera Gavi.

En la segunda parte la revolución juvenil de Luis Enrique continuó dando la alternativa a Yéremy Pino, de 18 años. 

Partiendo desde la derecha dejó uno de los mejores regates de la noche, pero Mikel Oyarzabal no fue capaz de cuadrar su cabezazo (63).

En el 78, el jugador del Villarreal rompió la defensa italiana con un autopase y sirvió una pelota de oro a Marcos Alonso, pero remate del lateral del Chelsea lo sacó con una mano inmensa Donnarumma.

"Muy orgulloso por la acogida del equipo. Salí motivado y con confianza. Salimos convencidos. La revancha, en su campo, en su país...", dijo Yéremy.

"Queríamos ganar y estar en la final. Estos momentos son únicos, una motivación. Estamos preparados, vamos a por todas", añadió.

Finalmente tras el gol italiano Gavi dejó su puesto a su compañero en el Barcelona Sergi Roberto (84).