Última Hora

El FIFPro, el sindicato internacional de los futbolistas profesionales, exigió este martes a los dirigentes del fútbol italiano "investigar" y "medidas fuertes" después de los insultos racistas recibidos el fin de semana por el jugador ghanés del Pescara Sulley Muntari en el partido contra el Cagliari.

"Exigimos a las autoridades italianas escuchar la versión de Muntari, investigar para comprender por qué se gestionó mal la situación y a tomar medidas fuertes para garantizar que esto no vuelva a ocurrir", indicó el FIFPro en un comunicado.

El pasado domingo, Muntari abandonó anticipadamente la cancha del Cagliari después de haber recibido gritos racistas proferidos por los aficionados del equipo sardo.

"He tratado de hablar con ellos (con los aficionados que le insultaban), pero el árbitro me ha dicho que lo tenía que dejar", explicó el futbolista africano tras el partido.

"Ha sido entonces cuando me he enfadado. ¿Por qué en vez de detener el encuentro la ha tomado conmigo? Los aficionados son responsables, pero el árbitro debería haber hecho otra cosa que acusarme. No soy una víctima, pero estoy convencido que si se detuviesen los partidos, este tipo de cosas no volverían a ocurrir", añadió. 

Muntari fue advertido por el árbitro antes de dejar el terreno de juego. Según el acta arbitral, publicado en la web de la Liga italiana, el jugador también recibió una tarjeta roja tras el encuentro.

"El FIFPro considera que la cartulina amarilla de Muntari debería anularse. Tenía toda la razón de dirigirse al árbitro Daniele Minelli (...) para explicarle sus problemas y para que buscara una solución", explicó el sindicato.

"Ningún jugador debería sentir nunca la necesidad de gestionar solo estos problemas, tal como Muntari se vio obligado a hacer", añadió.

"Los futbolistas profesionales tienen el derecho de sentirse protegidos como deben por las autoridades competentes sobre su lugar de trabajo, donde no debería aceptarse ningún tipo de discriminación", concluyó.