Faltan seis millones de enfermeros en el mundo, advirtió este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS) que pide que se tomen medidas urgentes para paliar este déficit que ha quedado al desnudo con la pandemia del coronavirus.

En un nuevo informe sobre el estado de la enfermería en el mundo, la agencia de salud de la ONU, Nursing Now y el International Council of Nurses (ICN) destacan el importante papel desempeñado por los enfermeros, en su mayoría enfermeras, que representan más de la mitad de los trabajadores sanitarios a nivel mundial.

"Los enfermeros son la columna vertebral de cualquier sistema de salud", asegura el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en un comunicado.

"Hoy, muchos enfermeros se encuentran en primera línea de la batalla contra la COVID-19”, dice antes de subrayar que es fundamental que "reciban el apoyo que necesitan para mantener sano al mundo”.

El informe señala que hay poco menos de 28 millones de enfermeras y enfermeros en todo el mundo. En los cinco años previos a 2018, el número creció en 4,7 millones.

"Pero esto sigue dejando un déficit global de 5,9 millones", según la OMS, que señala que las mayores brechas se encuentran en los países más pobres de África, del Sureste asiático, Oriente Medio y partes de América del Sur.

El documento hace un llamamiento a los países para identificar brechas importantes en su personal de enfermería y priorizar la inversión en educación, empleos y liderazgo en esta rama.

- Déficit que 'agota a los empleados' -

Howard Catton, director ejecutivo del ICN, dijo en una conferencia virtual que las tasas de infección, errores de medicación y tasas de mortalidad "son más altas ahí donde hay muy pocos enfermeros".

Es más, "la escasez agota a nuestros actuales trabajadores de enfermería", indicó.

En la lucha contra la pandemia de coronavirus, Mary Watkins, que copreside el informe, pide una inversión urgente para proporcionar test para los trabajadores sanitarios.

"Tenemos una proporción muy alta de trabajadores de salud que no van a trabajar porque temen haberse contagiado y que no pueden probar que no están infectados (…) o que lo han estado y lo han superado", explicó en la conferencia.

Catton afirmó que 23 enfermeras murieron en Italia y citó cifras que sugieren que alrededor de 100 trabajadores sanitarios murieron en todo el mundo.

Por otra parte, dijo que había informaciones de que un 9% de los sanitarios estaban infectados en Italia, y añadió: "Ahora sabemos de tasas de infecciones de hasta el 14% en España".

También aseguró que hubo informaciones de ataques "completamente inaceptables y reprensibles" contra sanitarios que luchan contra la COVID-19, debido sobre todo a una falta de conocimiento sobre lo que están haciendo y a una acción insuficiente de los países para protegerlos.

Catton agradeció en cambio la creciente apreciación en algunos países por el trabajo de los enfermeros, algo que, dijo, podría cambiar la mentalidad entorno al valor de esta profesión.

- Reclutamiento masculino -

Más allá de la COVID-19, Watkins destacó que muchos pises ricos no están produciendo suficientes enfermeros para satisfacer sus propias necesidades de atención médica, y por tanto dependen de la migración, aumentando la escasez en los países más pobres. 

"El 80% de los enfermeros del mundo solo atiende actualmente al 50% de la población”, precisó.

El director ejecutivo del ICN advirtió de que hay "riesgos" en los países más ricos que dependen de Filipinas e India para "abastecer al mundo con enfermeros", y se prevé un déficit significativo en India. 

Los expertos aseguran que la enfermería sigue siendo ejercida mayoritariamente por mujeres y se necesita reclutar a más hombres.

"Hay una evidencia clara de que donde hay más hombres en una profesión en el mundo, el salario y las condiciones mejoran", dijo Mary Watkins.