Última Hora

Los torrenciales aguaceros de la depresión tropical Eta, que perdió fuerza en las montañas del este de Honduras, dejan al menos ocho muertos y miles de damnificados por inundaciones y derrumbes en Centroamérica, informaron este jueves organismos de socorro.

Mientras el ciclón avanzaba por territorio de Honduras, se reportaron cuatro muertos por deslaves en Guatemala, incluidos dos menores; que se suman a dos niñas fallecidas por derrumbes en Honduras y a dos mineros muertos en el Caribe Norte de Nicaragua por el impacto de Eta.

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, ordenó a las fuerzas armadas desplazar helicópteros y lanchas para desalojar a las personas de zonas aisladas, así como para habilitar vías que quedaron interrumpidas por derrumbes.

Y organismos de socorro en el norte de Honduras reportaron que muchas personas -subidas a los techos de sus casas- lanzaban llamados desesperados para ser rescatadas.

Los caudalosos ríos Ulúa y Chamelecón se desbordaron inundando comunidades norteñas como La Lima, El Progreso y los alrededores de San Pedro Sula, la segunda ciudad del país y donde los socorristas sacaban en lanchas a los afectados.

Un fotógrafo de la AFP observó cómo decenas de personas fueron rescatadas así en Ciudad Planeta, cerca del aeropuerto de San Pedro Sula.

La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) detalló en un comunicado que las lluvias asociadas a Eta dejan en Honduras 338.563 personas afectadas, 2.764 evacuadas y 2.675 albergadas.

Eta tocó tierra en Nicaragua el martes como huracán categoría 4 en la escala Saffir Simpson de 5, y provocó aguaceros y desbordes de ríos en Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Panamá.

Albergados en Guatemala

En Guatemala, además de los cuatro muertos y otros dos desaparecidos, cientos de personas resultaron afectadas por las inundaciones.

"Se me llenó toda la casa de agua. Perdí todas mis cosas, mis gallinas y un cochito (cerdo), que lo arrastró el río. Estoy muy triste", dijo a la AFP Eliseo Gonzáles, un chófer retirado, en un salón del estadio del municipio caribeño de Morales (noreste). El lugar fue convertido en albergue para un centenar de pobladores de las comunidades de Creek Zarco y Sioux, anegadas por el desborde de un río.

En el refugio, la mayoría usa mascarilla por la pandemia de covid-19 y entre cobijas, colchones y cartones se acomodaron para pasar la noche ante una incesante lluvia.

Magaly Hernández, un ama de casa de 41 años, comentó que apenas logró salir de su vivienda -entre una fuerte corriente de agua- junto con sus dos hijos adolescentes y su mascota "Franky", un loro que resguardan en una frazada.

Organismos de socorro informaron que 30 familias fueron evacuadas por el ejército guatemalteco en la aldea Creek Zarco de Morales, Izabal, debido al desborde del río Motagua y fueron albergadas en una escuela.

"Desaparecieron" casas

La Defensa Civil del Ejército de Nicaragua informó que siete unidades militares fueron devastadas por Eta en el Caribe Norte, entre ellas las ubicadas en Los Cayos Miskitos.

Eta causó también severos destrozos en las casas e infraestructura de Bilwi, cabecera del Caribe Norte nicaragüense, sobre todo en los barrios costeros y comunidades.

Las comunidades más afectadas son Wawa y Karata, al sur de Bilwi, donde viven 4.000 personas. Todas las casas de esas comunidades "desaparecieron".

Los indígenas miskitos de la zona viven de la pesca y la agricultura y se teme que haya desaparecidos, según el gobierno regional.

Persiste el riesgo

En Costa Rica un millar de personas estaban este jueves albergadas por inundaciones, indicó el presidente Carlos Alavarado tras una reunión con la Comisión Nacional de Emergecias (CNE).

Las crecidas de ríos dejaron algunas comunidades aisladas en el cantón noroccidental de Nicoya y las autoridades esperan que bajen las aguas para llevarles asistencia, según la CNE.

Costa Rica registró lluvias constantes toda la noche del miércoles y la mañana del jueves como efecto indirecto de Eta.

Alvarado pidió a la población mantener precaución incluso cuando pasen las lluvias porque persiste riesgo de deslizamientos en zonas montañosas por el volumen de agua acumulada.

Mientras que en Panamá el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) reportó al menos cinco personas desaparecidas por el fuerte temporal que azota a varias regiones, especialmente a la provincia de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica.

Sinaproc maneja "reportes de cinco personas desaparecidas", indicó en un comunicado la presidencia de Panamá. Además, hay "más de 300 familias afectadas, las cuales han sido reubicadas en albergues temporales".

El Salvador, a su vez, se mantiene en alerta roja y habilitó albergues, luego de que los primeros impactos de Eta provocaran caídas de árboles en distintos puntos del país, según la protección civil.

Copeco de Honduras detalló que Eta avanzaba a una velocidad de 13 km/h en el departamento de Francisco Morazán, cerca de Tegucigalpa, con vientos máximos de 45 km/h, con dirección a salir al Golfo de Honduras la tarde del jueves.

"Esperamos que para las próximas horas continúe debilitándose", aunque sus vientos seguirán provocando lluvias y chubascos intermitentes, dispersos, acompañados de actividad eléctrica, pronosticó el organismo en un comunicado.